IU denuncia que 10 bronces de Dalí comprados por Gil son falsos

Una decena de esculturas atribuidas a Salvador Dalí, adquiridas por el Ayuntamiento de Marbella por 250 millones de pesetas, son falsas, según una denuncia de Izquierda Unida. La coalición mantiene que las obras, realizadas en bronce, son copias de moldes hechos en una fundición de Verona (Italia), sin ninguna participación del artista catalán. El alcalde de Marbella, Jesús Gil, insiste en la autenticidad de las esculturas y se muestra dispuesto a asumir su coste si un equipo de expertos demuestra que son falsas. Las obras son: Mujer desnuda subiendo la escalera; Caballo con gente tropezando; Mercurio; Perseo; Don Quijote sentado; Gala grávida; Gala asomada a la ventana; Trajano a caballo; Hombre sobre delfín y Elefante cósmico El portavoz de IU, Antonio Martín, asegura haber investigado este asunto antes de llegar a la conclusión de que "se han adquirido como obras de Dalí, con la firma inscrita, cuando el artista nunca hizo estas obras, ni fueron moldeadas por sus manos, como se nos ha hecho creer". Martín dice que las esculturas fueron recreadas por terceros en una fundición italiana, a partir de bocetos realizados por el pintor.

Para IU, lo más grave consiste en haber pagado enormes sumas de dinero por unas esculturas que sólo son apreciables en función del peso que tienen, y que no llegarían al millón de pesetas, "porque son unas copias idénticas a los cientos que se pueden sacar de los moldes de Verona". Expertos en arte vinculados a esta formación consideran, además, que los bronces son estéticamente detestables.

Gil niega esta versión. El alcalde señala que conoce el proceso de fabricación y que los moldes de los autores más cotizados están bajo un exhaustivo control, que evita que se puedan hacer más de ocho reproducciones.

Los Descharnes

Desde principios de junio, el Ayuntamiento de Marbella expone, en plena calle, una decena de esculturas de la colección Clot, que adquirió a los coleccionistas Robert y Nicholas Descharnes, "los verdaderos albaceas de Dalí", según Gil. La Fundación Salvador Dalí recordó ayer que en su labor no se incluye la venta de obras del artista, y que uno de los coleccionistas Descharnes sí fue colaborador de Dalí pero no tiene vinculación alguna con la fundación. Gil basa la autenticidad de las obras en los "certificados de garantía" firmados por los Descharnes. Durante su instalación, el Ayuntamiento indicó que las obras son copias de moldes originales, fundidas en Verona y trasladadas a Barcelona para recalar en Marbella. Por las estatuas, que tienen más de dos metros de altura y entre 200 y 400 kilogramos de peso, el consistorio paga un seguro de 500 millones de pesetas, que se complementa con un servicio de vigilancia durante las 24 horas del día. "Toda esta historia obedece a algo tan sencillo como que podamos invitar a los expertos de Dalí, y, como no tenemos nada que ocultar, procedamos a expertizar nuestras esculturas", dice el alcalde.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS