Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelca un camión y vierte 32.000 litros de gasóleo al río Besaya

Un camión cisterna de la Compañía Logística de Hidrocarburos volcó ayer en un puente de la autovía del Cantábrico, en la localidad cántabra de Torrelavega, y derramó al río Besaya la mayor parte de los 32.000 litros de queroseno que transportaba.

En el siniestro, que se produjo alrededor de las diez de la mañana, resultó herido leve el conductor del camión, un joven de 22 años. Durante todo el día efectivos de Protección Civil, Bomberos y Guardia Civil trabajaron en la instalación de una barrera anticontaminación para controlar la mancha y evitar que ésta llegara hasta las playas de la zona a través de la ría de Suances.

Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) confiaban en poder limpiar el vertido de combustible sin grandes dificultades gracias al escaso caudal que estos días fluye por el Besaya y la coincidencia con la bajamar.

El vehículo accidentado, procedente de Bilbao, transportaba queroseno para aviones con destino al aeropuerto de Santiago de Compostela. Circulaba tras otro camión cisterna de la misma compañía que no se ha visto involucrado en el accidente.

El carácter altamente inflamable del queroseno propició que la calzada afectada de la autovía permaneciera cerrada al tráfico hasta pasadas las dos de la tarde.

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, José Luis Gil, explicó que la zona donde se ha producido el siniestro es un lugar ya muy deteriorado al ser el punto en el que se realizan los vertidos, aún sin depurar, de aguas residuales de Torrelavega, por lo que "prácticamente no tiene vida". Gil agregó que en esta zona la corriente del río es escasa, lo que, a su juicio, minimizará los efectos del vertido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1998