Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Archivado el caso del vertedero de Bens

El derrumbe de más de 100.000 toneladas del vertedero municipal de Bens el 10 de septiembre de 1996 no se debió a una imprudencia del Ayuntamiento coruñés ni de la empresa concesionaria de la gestión de la basura, y tampoco produjo daños para el medio ambiente, según el auto del Juzgado de Instrucción número 5 de A Coruña que archiva las diligencias abiertas sobre el siniestro.

La decisión de la juez Rosa María Freire aprecia los argumentos del gobierno municipal de que la gestión técnica del vertedero cumplía las sucesivas legislaciones vigentes durante sus 20 años de existencia. Asimismo, se basa en informes de varias instituciones (el Instituto de Oceanografía, la Consellería de Pesca, o el Centro de Calidad del Medio Marino) para establecer que la catástrofe "no ha perjudicado gravemente el equilibrio de los sistemas naturales, tanto en tierra como en el mar".

El auto desestima también el recurso de los hermanos de Joaquín Serantes López, desaparecido cuando lavaba su coche al pie de la montaña de basura. El representante de la familia, Eduardo Serantes, calificó ayer de "inexplicable" la decisión judicial, al tiempo que anunciaba la presentación de un recurso.

"Se ha denegado la realización de todas las diligencias que propusimos", se quejó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de julio de 1998