Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell se reúne con la plataforma que defiende el bilingüismo en Cataluña

La aplicación de ley del catalán se está convirtiendo en uno de los principales argumentos de la campaña preelectoral que se vive en Cataluña. José Borrell, candidato socialista a la presidencia del Gobierno, se referirá hoy a este asunto en la reunión que mantendrá con los intelectuales y profesionales agrupados en torno al Foro Babel, una plataforma que defiende el bilingüismo y a la que el Gobierno de CiU tacha de anticatalanista.

La reunión se celebrará pocos días después de que el llamado Foro Babel difundiese un extenso manifiesto en el que acusaba al Gobierno de Convergència i Unió (CiU) de discriminar a los "españolistas" para los cargos públicos en Cataluña.La decisión de Borrell de entrevistarse con integrantes del Foro fue anunciada esta misma semana, cuando el candidato socialista dijo que se referiría a la cuestión de la lengua en la intervención que realizará esta noche en la cena del 20º aniversario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). Fuentes de este partido aseguraron ayer que Borrell se mantendrá dentro de la línea oficial en el tema lingüístico, aunque no falta quien afirme que quizá vaya un poco más allá o por lo menos se mantendrá en la franja alta con declaraciones como las de esta semana, que tanta reacción han suscitado en ambientes nacionalistas. En cualquier caso, Borrell es consciente de que hablará junto al candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, Pasqual Maragall.

CiU no ha desaprovechado la ocasión para pasar al contraataque. Los democristianos han acusado a Borrell de provocar un desplazamiento del PSC hacia posiciones contrarias a la ley del catalán, un texto aprobado en el Parlamento autónomo por todos los grupos con la excepción del Partido Popular y Esquerra Republicana (ERC).

El propio presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, terció en la polémica y afirmó que considera lógico que Borrell consulte y se entreviste con el Foro, ya que este mismo grupo había calificado de "babélico" al candidato socialista. "La Generalitat negocia estos días el desarrollo de la ley del catalán con los socialistas que votaron a favor de la ley", añadió Pujol en clara alusión a las distancias entre Borrell y otros dirigentes socialistas catalanes, como el primer secretario del partido, Narcís Serra.

Desde ERC se calificó al ex ministro de Obras Públicas de "lerrouxista", mientras que Iniciativa per Catalunya (IC) llamaba al consenso. De hecho, la aplicación de la ley del catalán se perfila como uno de los grandes argumentos electorales en estos momentos de precampaña.

El último episodio polémico ha sido el proyecto de decreto que establece una cuota de doblaje al catalán del 50% para las películas más taquilleras, aquellas que tengan una distribución superior a 20 copias. El PSC mantuvo en un primer momento una postura favorable al decreto, aunque a las 48 horas se había distanciado del texto por boca del presidente del grupo socialista, Joaquim Nadal. Más tarde era el primer secretario del PSC, Narcís Serra, quien cargaba contra el método seguido por el Gobierno convergente para sacar adelante el proyecto, en lo que algunos analistas interpretaron como un claro cambio de actitud del PSC.

Algunos dirigentes socialistas atribuyen a la amplia victoria de Borrell y a su postura decidida contra la política cultural de CiU ese cambio de actitud. La ley del catalán fue pactada por los socialistas sin que dentro del propio partido existiese un claro convencimiento de su necesidad.

En su momento, el propio Foro Babel calificó de "claudicante" la actitud de una izquierda gracias a cuyos votos fue aprobada la ley del catalán. El Foro redactó un comunicado en el que calificaba a la izquierda de "sumisa al proyecto nacionalista de Jordi Pujol, que no refleja la realidad pluricultural y plurilingüística de Cataluña".

Carteles públicos

La plataforma, que integra a intelectuales que combaten al nacionalismo catalán, ha vuelto a salir esta semana a la luz con un manifiesto que lleva por título Por un nuevo modelo de Cataluña, en el que acusa al Ejecutivo de Pujol de dividir al país y propugna que catalán y castellano "sean lenguas vehiculares en todos los ciclos de enseñanza obligatoria", sin separar a los alumnos en aulas diferentes en razón de la lengua.El documento en cuestión realiza una descripción muy crítica de la evolución registrada en Cataluña desde el acceso al poder de la coalición CiU.

Ayer mismo se vivió un nuevo episodio del debate sobre el catalán. El Parlamento de Cataluña rechazó una proposición del PP para que los carteles en los edificios públicos estuvieran rotulados en catalán y castellano.

El texto recibió únicamente los votos del PP; CiU votó en contra, mientras que los socialistas y demás fuerzas de izquierda se abstuvieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 1998

Más información

  • Los socialistas critican la forma en que CiU aplica la "ley del catalán"