DUELO NUCLEAR EN ASIA

Sharif reduce un 50% los gastos para afrontar las sanciones

Agencias

Pakistán anunció ayer una reducción de un 50% de sus gastos presupuestarios en curso, fuera de los proyectos de desarrollo, para hacer frente a las consecuencias de las sanciones internacionales tras sus seis pruebas nucleares. La austeridad presupuestaria fue decidida durante una reunión del Consejo Nacional Económico presidido el sábado por el primer ministro, Nawaz Sharif, y afecta a todos los gastos actuales del Estado y del sector público.

De acuerdo con los analistas, la frágil economía paquistaní puede sobrevivir a las sanciones unos pocos meses, pero la actitud de los donantes multilaterales será crucial para su salud a largo plazo. Aunque las consecuencias finales dependerán del alcance y duración del castigo, así como de las medidas que adopte el Gobierno de Islamabad, algunos economistas temen que Pakistán pueda incumplir sus obligaciones de pago de la deuda exterior. También ven riesgo de que aumente la inflación y se recorte el gasto en desarrollo.

Más información

El ministro de Finanzas, Sartaj Aziz, cifró en unos 1.500 millones de dólares (225.000 millones de pesetas) las ayudas al desarrollo que Pakistán dejará de percibir tras las sanciones decididas sobre todo por EE UU y Japón. Sin embargo, excluyó cualquier idea de moratoria sobre las deudas del Estado. Según el Banco Mundial, Pakistán necesita 5.300 millones de dólares anuales para hacer frente a su deuda (estimada en 32.000 millones).

El Gobierno ha impuesto ya restricciones sobre las cuentas en divisas propiedad de residentes y no residentes. El Consejo Económico aprobó además un plan de desarrollo público de 110.600 millones de rupias (unos 369.000 millones de pesetas) para el año presupuestario 1998- 1999, que comienza en julio, frente a los 90.000 millones de rupias de este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 31 de mayo de 1998.

Lo más visto en...

Top 50