Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete de cada diez universitarios de Madrid, dispuestos a trabajar en otro país de la UE

Encuesta sobre el euro y la unión monetaria realizada por alumnos de la Autónoma

Los estudiantes de las universidades de Madrid se muestran dispuestos a marcharse de España para trabajar en otro país de la Unión Europea (UE) y acogen el euro de forma positiva. El 75% está de acuerdo con la moneda común, el 71,5% se iría a trabajar de forma indefinida a un país comunitario y el 78% se siente «ciudadano europeo», según el trabajo de investigación Proyecto Camino Europa, recién terminado por un grupo de 16 alumnos de 4º de Dirección y Administración de Empresas de la Facultad de Económicas de la Autónoma de Madrid dirigido por el catedrático José Vicens Otero.El trabajo de campo fue realizado en la primera quincena de abril entre 1.300 estudiantes de segundo ciclo de diversas carreras de las universidades públicas y privadas de Madrid. El estudio, cuyo error de muestreo es de un 2,6% para un nivel de confianza del 95%, prescindió de los alumnos de primer ciclo por su corta experiencia universitaria y el alto índice de abandonos. La limitación geográfica a Madrid queda paliada, según los autores, por la considerable presencia de estudiantes de todas las comunidades.

El 51% de los encuestados cree que en el futuro vivirán «probablemente» en una Europa políticamente unida y el 16% se muestra convencido de ello. La mitad cree que el euro traerá más ventajas que inconvenientes, mientras que el 23% espera lo contrario. A pesar de que la incorporación al euro se ha formalizado con el Gobierno del PP, la disposición favorable es superior, aunque por escaso margen, entre los de izquierdas.

Consecuencias

Entre los efectos relevantes de la implantación del euro destacan la subida de precios como consecuencia del redondeo (importante o muy importante para el 68%), el afloramiento de dinero negro al convertir las cuentas bancarias a euros (61%), las dificultades psicológicas y de aprendizaje para la gente (54%), el previsible traslado a las carteras de los ciudadanos de la supresión de las comisiones bancarias por los cambios de moneda (54%) y la pérdida cultural derivada de la desaparición de la peseta (42%). Por contrapartida, aumentará el turismo (57%), surgirán nuevas oportunidades de negocio (51%) y mejorarán los salarios (47%).El 42% de los universitarios cree que las consecuencias de la unión económica y monetaria serán positivas o muy positivas para los ciudadanos, cifra que sube al 62% si se refiere al país y al 72% cuando se trata de las empresas. Las prestaciones sociales mejorarán según el 24% y empeorarán según el 22%.

Los estudiantes madrileños se consideran mayoritariamente poco informados sobre el euro y la unión monetaria: el 9%, muy mal; el 27%, mal; el 45%, regular, y apenas el 17%, bien o muy bien informados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de mayo de 1998