Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agró pide que las eléctricas paguen 5 veces más por la energía solar

Acció Ecologista-Agró ha iniciado una campaña, que incluye el envío de miles de postales al Ministerio de Industria, para impulsar las energías renovables, sobre todo los paneles solares, que "producen una energía limpia, segura y descentralizada". Las eléctricas, obligadas por ley a comprar y distribuir la producción renovable, pagan a los generadores de energía fotovoltaica a sólo 11 pesetas el kilovatio hora. Los ecologistas piden que el reglamento que va a aprobar el Gobierno multiplique por cinco esa cifra.

Agró lo tiene claro. La política actual del Gobierno central supone una penalización de todas las formas de producción de energías renovables. Pero la más castigada, a su juicio, es la energía solar fotovoltaica puesto que las cantidades pagadas a los productores no permiten recuperar la inversión realizada. Para Agró, los paneles solares producen la energía más limpia y con menor impacto ambiental. Y, por supuesto, no contribuyen al recalentamiento del planeta puesto que no suponen la emisión de dióxido de carbono o de otros gases con efecto invernadero. Por contra, los ecologistas critican que el ministerio apoya otras energías "sucias" como la nuclear, mediante la gestión de los residuos nucleares con dinero público, o la térmica, con las subvenciones al precio del carbón. Situación que también se fomenta desde la UE, que dedica las tres cuartas partes del dinero para investigación a las energías nuclear y térmica (combustibles fósiles) y sólo un 25% a las renovables. El momento para la campaña es el adecuado, según explica Cristina Domingo, miembro de la comisión de energía de Agró. El Congreso de los diputados aprobó en diciembre pasado la Ley Eléctrica y el Gobierno está a punto de sacar el reglamento que regula los precios que han de pagar las eléctricas a los productores alternativos. Todavía no han trascendido las tarifas que impondrá el ministerio pero Domingo estima que una cifra inferior a las 50 pesetas ("hay países europeos que superan las 175 pesetas") impediría aprovechar los recursos lumínicos. Recursos externos Lo grave, explica, es que más del 95% de la energía eléctrica de la Comunidad Valenciana se produce con recursos externos, ya sean combustibles nucleares o fósiles (petróleo, gas y carbón). "Un déficit que habría que paliar mediante un recurso ilimitado, gratis y limpio", según Domingo. Agró da cifras: para cubrir las necesidades energéticas de la región harían falta 55 kilómetros cuadrados de paneles solares (el 0,22% del territorio). Sin embargo, en 1994 sólo había 44,7 metros cuadrados en funcionamiento, una superficie hasta 13 veces inferior que la instalación total andaluza. Y la mayor central, la de Tabarca, no está operativa. Por estos motivos, desde Agró se critica el desinterés del Consell. Una situación que se ve agravada por otro problema técnico: actualmente sólo las grandes industrias pueden conectarse a la red eléctrica porque los equipos de conversión pequeños no están homologados. Domingo explica que 2.200 millones de personas carecen de abastecimiento "por lo que el futuro pasa por la energía fotovoltaica: es limpia y descentralizada [no requiere una red compleja de distribución]".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 1998

Más información

  • Los productores cobran 11 pesetas por la producción fotovoltaica