Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIMERO DE MAYO

Gutiérrez y Méndez creen que la etapa de Gobierno del PP parece «una eternidad»

Los máximos dirigentes de los sindicatos CC OO y UGT remarcaron ayer las distancias con el Gobierno y dejaron claras las discrepancias con el Partido Popular por su resistencia a la jornada laboral de 35 horas, por su negativa a mejorar la cobertura del desempleo y por su proyecto de reforma del IRPF. Antonio Gutiérrez y Cándido Méndez reclamaron al equipo de José María Aznar «una auténtica política de empleo» y le dirigieron duras críticas. El líder de CC OO aseguró: «Aunque el PP lleva dos años en el Gobierno, a algunos se nos antoja una eternidad». El secretario general de UGT comparte esa sensación y afirma que si se aplica la reforma fiscal, Aznar se convertirá en «una plaga para el Estado del bienestar».

La reivindicación de la jornada de 35 horas y la petición de los sindicatos a los Gobiernos europeos de que no olviden el empleo en el nacimiento de la unión monetaria llevaron a las calles de Madrid en este Primero de Mayo a un número de manifestantes sensiblemente superior al de años anteriores. Los organizadores aseguran que la cifra llegó a 40.000 personas frente a las 20.000 del año pasado.También hubo un tono más agresivo de los líderes sindicales hacia el Gobierno y hacia la patronal, al coincidir la fiesta del trabajo con serias dificultades en el proceso de diálogo social. Ayer se puso de manifiesto que la reclamación de la reducción de jornada será un empeño que no van a abandonar. Todos los dirigentes iniciaron sus mítines con esa petición o dedicaron buena parte a ella. El líder ugetista de Madrid, José Ricardo Martínez, mostró este convencimiento: «Se pongan como se pongan, lo vamos a conseguir». El dirigente de CC OO-Madrid, Rodolfo Benito, aseguró que se mantendrán las movilizaciones en las calles y en los centros de trabajo hasta que la jornada de 35 horas sea una realidad.

Candido Méndez y Antonio Gutiérrez lanzaron advertencias similares dirigidas a la patronal. Con el Ejecutivo fueron aún más duros y el líder de UGT afirmó que, con el rechazo a la reducción de la jornada o la reforma del IRPF proyectada, el PP está demostrando que «está al servicio de la derecha económica», y eso ha permitido que «nadie encuentre la orientación centrista de este Gobierno». Méndez no ignoró las elecciones primarias en el PSOE ni la designación de José Borrell como candidato a la presidencia. A su juicio, con ese proceso el partido socialista «ha acertado», porque obligará al Gobierno «a centrarse y a no seguir siendo la derecha conservadora».

Gutiérrez, además de hacer pública su sensación de que el PP lleva «una eternidad» en el Gobierno, y de mostrar la «esperanza de que le quede poco tiempo», aseguró que el equipo de Aznar «encontró este país mejor que está ahora». El mayor temor de los sindicatos respecto a los proyectos en marcha del Ejecutivo se centra en la reforma del IRPF. Porque detraerá ingresos a las arcas públicas, porque ello provocará recortes del gasto social y porque «el Gobierno Aznar quiere regalar una rebaja fiscal a los ricos cinco veces superior a la de los que menos tienen», según Gutiérrez. El líder de CC OO lanzó una oferta dirigida a los partidos de izquierda para «unir fuerzas y conseguir una base sólida en apoyo de la equidad social».

Los dos dirigentes sindicales recordaron en sus mítines de la mañana de ayer en la Puerta del Sol que en esos momentos los jefes de Estado y de Gobierno se disponían a reunirse en Bruselas para hacer realidad el nacimiento del euro. Según Gutiérrez, ese encuentro tiene como objetivo «ver quién se lleva el gato al agua en la presidencia del Banco Central de Europeo», mientras que los sindicatos quieren otra cosa: «El euro, o tira del empleo o tirará por tierra muchas esperanzas». Méndez reclamó a los responsables comunitarios que «no dejen a la mano ciega del mercado el éxito de la unión monetaria», y que atiendan la petición de lograr «un compromiso por la Europa social, democrática y del empleo».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 1998

Más información

  • Los sindicatos reclaman la jornada laboral de 35 horas y una «auténtica política de empleo»