Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIMERO DE MAYO

USO, CNT y CGT celebran marchas separadas

Las centrales sindicales USO, CNT y CGT celebraron ayer el Primero de Mayo con manifestaciones separadas a la convocada unitariamente por CC OO y UGT en Madrid. El sindicato USO llevó a cabo la movilización en el parque Eva Perón de la capital en demanda de la jornada laboral de 35 horas semanales por ley y sin disminución de salarios, y en contra del trabajo infantil.Al término de la misma, el secretario general de USO, Manuel Zaguirre, destacó que el sindicato exige «35 horas de trabajo semanales, por ley, con la aprobación urgente en el Parlamento y sin reducción salarial». Añadió que se trata de una medida «frontal» contra el desempleo.

Zaguirre aseguró que «el Gobierno debe intervenir para que el crecimiento económico redunde en creación de empleo, porque si se desinfla la burbuja económica sin sacar rendimiento en puestos de trabajo se entrará en un proceso de recesión y dará lugar a una grave crisis social».

Respecto a la implantación del euro, el máximo dirigente de USO afirmó que si la unión monetaria se convierte en un instrumento real para resolver el problema de los 19 millones de parados que hay en Europa «bienvenida sea». Pero si, por el contrario, significa extremar la competitividad y multiplicar el dinero por sí mismo «este proyecto saltará por los aires».

No es una fiesta

La CNT, a su vez, conmemoró la fiesta del trabajo con otra manifestación en la que se reivindicó la jornada laboral de 30 horas semanales y la jubilación a los 55 años. El ex secretario general de CNT José Luis Velasco -que dejó el cargo el pasado mes de marzo- recalcó que la de ayer no era una jornada festiva sino de recuerdo de los cuatro obreros anarquistas que fueron ahorcados en Estados Unidos, en el año 1888, por reivindicar la jornada laboral de ocho horas.La manifestación duró unas dos horas e iba encabezada por una pancarta rojinegra en la que se leía: «¡Todos a la calle! Ni un paso atrás en las reivindicaciones. Contra la reconversión, acción». Velasco acusó al Gobierno, a los empresarios «explotadores» y al «sindicalismo político» de la actual situación de los trabajadores.

La Confederación General del Trabajo (CGT) celebró su propia marcha, que discurrió paralela a la de UGT y CC OO por un lateral de la calle de Alcalá, y en la que reclamó la reducción de la jornada laboral y soluciones al paro y a la precariedad laboral. También las organizaciones de parados denunciaron ayer el problema del desempleo. La asociación Parados en Acción aseguró que convocará nuevas «acciones sorpresa» en distintos puntos de España, similares a los encierros en la sede de la Bolsa de Madrid y en unas oficinas de Banesto que ha realizado en las últimas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 1998