Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro rescata a la pionera del feminismo español Carmen de Burgos

Una pionera de los derechos de las mujeres españolas ha sido rescatada de la desmemoria. Carmen de Burgos, Colombine, fue una mujer de comienzo de siglo adelantada a su tiempo que "la República silenció y el franquismo sepultó". Así retrató Federico Utrera al personaje de su libro Memorias de Colombine, la primera periodista (Ediciones HMR), cuya presentación hicieron seis mujeres, entre ellas Ana Botella y Carmen Alborch, ayer, en la Casa de América de Madrid.Colombine (Almería, 1867-Madrid, 1932) debe su seudónimo al periodista Augusto Figueroa, que la bautizó así como antítesis fisica del personaje de La comedia del arte. Fue una de las mujeres que participaron en la lucha por reivindicar la ley del sufragio universal, el divorcio y la igualdad de las mujeres, los grupos minoritarios y los marginados.

En este intento por recuperarla, Botella dijo que Colombine personifica "un pequeño trozo de la historia de España desde el punto de vista feminista". Un espacio que logró por haber sido una mujer "transgresora en el buen sentido", afirmó Alborch; cuyo esfuerzo "no fue en vano porque abrió una brecha", aseguró Rosa Aguilar, dirigente de Izquierda Unida. Además, la presentación del libro reunió a tres periodistas de los diarios madrileños que tienen en su cabecera los nombres de periódicos en los que Colombine trabajó: EL PAÍS (Gabriela Cañas), ABC (Trinidad de León-Sotelo) y El Mundo (Carmen Gurruchaga).

Carmen de Burgos, recordó Utrera, era ante todo militante de sus ideas, que plasmaba en sus "tres grandes facetas": política, periodística y literaria. Fue ella, por ejemplo, quien promovió la eliminación del Código Penal del artículo que eximía de castigo al marido que mataba a su mujer si la sorprendía en adulterio. Ella misma fue pareja de hecho de Ramón Gómez de La Serna, 21 años menor, durante 20 años. Al final él se fue con su hija María, que después de una semana regresó al lado de su madre mientras De la Serna viajó a Argentina. Colombine trabajó en 50 periódicos y fue la primera mujer española corresponsal de guerra al cubrir desde Melilla el conflicto con Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 1998