El general mexicano que pidió un 'ombudsman' militar, condenado a 14 años de cárcel

Un consejo de guerra condenó ayer al general José Francisco Gallardo Rodríguez a 14 años de prisión, en un fallo que sorprendió a la defensa, que esperaba una pena bastante menor. El militar fue encontrado culpable de los delitos de malversación de fondos y destrucción de archivos propiedad del Ejército mexicano, pero según organismos defensores de los derechos humanos el proceso ha sido tan severo porque a finales de la década pasa pidió la creación de un ombudsman en las Fuerzas Armadas de México.Rodríguez Gallardo ha rechazado haber cometido los delitos por los que ha sido condenado. Con anterioridad a que se conociera el fallo del tribunal militar dijo: "Soy inocente de los cargos que se me imputan; nunca vendí nada ni enajené nada de la Villa Ecuestre", la dependencia militar que dirigió en 1989.

El tribunal militar decidió además destituir de su empleo al general Gallardo e inhabilitarlo durante 10 años para realizar cualquier labor en las Fuerzas Armadas. De inmediato, el general condenado anunció que apelará la resolución del consejo de guerra, que deliberó durante cinco horas antes de dictar la sentencia.

El caso Gallardo ha trascendido las fronteras y Amnistía Internacional lo considera prisionero de conciencia. Por su parte, el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez, de México, afirmó que "el desprestigio del Gobierno de México va en aumento en los foros internacionales, debido a que no ha querido cumplir las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Hurnanos" en distintos casos, entre ellos el del general, para el que pidió la liberación.

Antes de que se conociera el fallo, el Centro sostuvo que ''sea cual sea la sentencia final dejará mal la imagen del Ejército mexicano por no haberse dejado en libertad a dicho militar" que fue procesado por jueces inexpertos. Gallardo había declarado que nunca tuvo autonomía ni poder de decisión en la Villa Ecuestre, ni siquiera para ordenar arrestos, por lo que todo lo ocurrido en el lugar a finales de la década pasada fue ordenado por el entonces ministro de la Defensa Nacional, general Juan Arévalo Gardóqui, y el Estado Mayor de la dependencia.

Gallardo se encuentra en prisión desde hace más de cuatro años y asegura que en 1989 el propio Ministerio de la Defensa Nacional lo exculpo de los cargos por los que ahora se le condena.

Reforzar la disciplina

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Durante el proceso, Gallardo se ha mantenido en su posición respecto a la creación de una figura defensora de los Derechos Humanos en las Fuerzas Armadas mexicanas. Esto para el militar "de ninguna manera implicaría socavar la disciplina militar, sino reforzar a los mandos y fortalecer a la institución con una disciplina que signifique el estricto cumplimiento de la ley".En unas declaraciones realizadas el pasado mes de febrero al diario mexicano Reforma, el general se reafirmó en que la figura propuesta reforzaría la institución militar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS