Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIUNFO DE LA DIPLOMACIA

Los Quince inician el deshielo con Irán

Por una vez, y sin que sirva de precedente, Europa se adelanta un milímetro a Estados Unidos. Los Quince acordaron ayer iniciar oficialmente el deshielo con Irán, vistas las señales liberalizadoras que emite el nuevo Gobierno de Mohamed Jatamí. "Las visitas ministeriales de o hacia Irán deberán volver a iniciarse", concluyeron los ministros de Exteriores de la UE.Así, el llamado diálogo crítico con Irán se reanuda. Fue interrumpido en abril del año pasado, cuando los europeos convocaron a sus embajadores tras la sentencia de un tribunal alemán que implicó a las autoridades de Teherán en actos terroristas. Los embajadores volvieron desde noviembre, pero quedaron congeladas todas las visitas de Estado.

Ahora se resalta "el interés" que Europa tiene en forJar una relación "constructiva" con Irán. Los "contactos políticos reforzados" deberán versar tanto sobre "asuntos de interés común" corno sobre problemas que causan "preocupación": las armas de destrucción masiva, el terrorismo, los derechos humanos -incluida la fatua contra Salman Rushdie- y la actitud iraní sobre, el proceso de paz de Oriente Próximo.

Francia, España e Italia pretendían dar más solemnidad al deshielo, pero al final triunfaron las posturas más cautas preconizadas por el Reino Unido y Alemania. Además del interés geoestratégico, juega a favor de reemprender los contactos la influencia de Teherán en el área energética del mar Caspio (véase El País Negocios del 15 de febrero). "La política de aislamiento y exclusión sería contraproducente", subrayó Robin Cook.

Los Quince hicieron también guiños a China. Se comprometieron a no presentar ni patrocinar este año ninguna resolución contra Pekín ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, aunque podrían votarla si la presenta un tercer país. Es una demostración de "buena voluntad", en la línea de enseñar zanahorias más que de arrear palos, para estimular a los chinos a observar los derechos humanos.

A cambio, la UE reclama que la próxima visita de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Mary Robinson, a China, sea "fructífera", y que Pekín ponga en libertad a los prisioneros consignados en una lista que se le ha presentado. El movimiento de este peón es paralelo al diálogo que mantiene el comisario Leon Brittan con el Gobierno chino para convencerle de que su pretendido acceso a la Organización Mundial de Comercio (OMC) debe basarse en la aceptación de las normas de este foro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 1998