Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rheinmetall quiere entrar en Santa Bárbara Blindados

La empresa germana Rheinmetall, con sede en Ratingen, ha mostrado interés por entrar en el capital de Santa Bárbara Blindados (SBB), adjudicataria del programa Leopard, según varias fuentes consultadas por EL PAÍS. Rheinmetell no sólo es una de las dos compañías que ensamblan este modelo en Alemania -la otra es Krauss-Maffei- sino que, además, fabrica el cañón y la munición, así como los carros de recuperación, a través de su filial Mak.

La incorporación de Rheinmetall (con más de 100.000 millones anuales de facturación) al capital de SBB supondría, según las fuentes consultadas, la integración de la industria militar española en la alemana, por lo que se trata de una alianza de carácter estratégico. En todo caso, la incorporación se produciría, si prospera, en una segunda fase, después de que Talgo tome el 55% de SBB y cuando el Estado se decida a desprenderse del 45% restante.

Una vez designada SBB como contratista principal, al margen de como quede finalmente su composición accionarial, el debate se centra ahora en los llamados subcontratistas de primer nivel, los que fabrican sistemas completos del carro. Alemania pretende que sean empresas alemanas, aunque asociadas con firmas españolas, mientras que España propone la fórmula inversa.

Los fabricantes alemanes son Wegmann para la torre, Atlas para la dirección de tiro, Renk para las transmisiones, MTU para el motor, Diehl para el tren de rodaje y Rheinmetall para el cañón y la munición. Por parte española, Trubia (Santa Bárbara) para la torre, Enosa para la dirección de tiro, SAPA para el tren de rodaje, y Granada (Santa Bárbara) para la munición, entre otras muchas. La paradoja se da en el motor. La compra por parte de Talgo de la mayoría de SBB coloca a dicha empresa en una situación de ventaja a la hora de adjudicárselo.

Sin embargo, el Gobierno no puede beneficiar a una empresa privida en perjuicio de una pública, como Bazán, que también tiene experiencia en motores MTU. "Habrá que ir a la libre competencia", afirman en Industria y Defensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 1998