Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos profesores de la Universidad de Valencia dicen tener el método de sacar energía del agua

Fuertes reservas entre otros científicos de que el proceso sea económicamente viable

Dos investigadores de la Universidad de Valencia, Antonio Cervilla y Elisa Llopis, afirmaron ayer que han descubierto una manera de obtener energía mediante una descomposición del agua que tiene un coste económico "despreciable" a diferencia de otros procedimientos similares. Sin embargo, los investigadores no dieron datos concretos sobre el rendimiento obtenido ni los han publicado todavía en ninguna revista especializada. Sólo explicaron que, de forma muy barata y no contaminante, un catalizador de molibdeno descompone el agua en oxígeno e hidrógeno.

"Los resultados son científicamente fiables", dijo el director de la investigación, Antonio Cervilla, de 50 años. El catedrático de ingeniería química, de la misma universidad Antonio Aucejo fue uno de los científicos ajenos a la investigación que presenció ayer una demostración del proceso y verificó la emisión de "una cantidad importante de gases". La mayor parte era hidrógeno, según afirmaron Cervilla y Llopis. Aucejo apuntó que aún se ha de realizar un análisis exhaustivo y conocer muchos más datos relacionados con el origen de la energía de activación, que, en el caso de la electrolisis, por ejemplo, es la electricidad. No obstante, consideró el descubrimiento como "muy interesante y espectacular".Con el hidrógeno generado en medio litro de agua "se puede ir en coche de Bilbao a Valencia [633 kilómetros]", proclamó Cervilla. Y añadió que la descomposición del agua se realiza a temperatura ambiente y utilizando la energía ambiental (calor o luz). No quiso revelar en cambio todos los componentes del catalizador que desata la reacción química, que es un compuesto de molibdeno, un metal con actividades catalíticas. De hecho, la fórmula de este compuesto es el secreto mejor guardado. Después de depositar en una notaría todos los estudios al respecto e iniciar los trámites para registrarlo y patentarlo, la Universidad de Valencia decidió presentar el descubrimiento en conferencia de prensa con el fin de evitar cualquier apropiación. Esta poco habitual forma de actuar, sin presentar previamente a la comunidad científica el hallazgo, responde al hecho de que las investigaciones se han realizado en los laboratorios universitarios, "donde terceras personas podían tener acceso a información", ha manifestado un vicerrector.

Prudencia

El anuncio fue acogido ayer con prudencia, ante la falta de información, por científicos consultados por este periódico, dado que son muchos los intentos de obtener hidrógeno de forma barata para utilizarlo como combustible. El catalizador más utilizado, y mediante electrolisis, es el de paladio-platino, que hace el proceso económicamente inviable. Según las opiniones recogidas, éste no es imposible si los investigadores valencianos han conseguido una reacción química o fotoquímica, que se activa con la energía solar, aunque es muy dudoso que el rendimiento conseguido sea suficiente para que el proceso resulte económicamente rentable. Carlos Sánchez, de la Universidad Autónoma de Madrid, señaló que no ha oído hablar nunca de una sustancia que pudiera descomponer el agua directamente, por lo que el logro sería relevante; y si resulta económicamente viable, más todavía. Pero también recordó que existen reacciones de oxidación de metales en agua que desprenden hidrógeno pero también consumen el metal, por lo que no se puede hablar de catálisis y no sirven para producir hidrógeno como combustible].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 1998