Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serra resta importancia al calificativo de "albóndiga" dedicado por un comandante a una cabo embarazada

El ministro de Defensa, Eduardo Serra, dijo ayer en Barcelona que en cualquier colectivo pueden producirse incidentes como el del comandante que llamó "albóndiga" a una cabo que había quedado embarazada. Con ello trató de equiparar los posibles abusos en el seno de las Fuerzas Armadas a los que ocurren en la vida civil.

Sobre el fondo de la cuestión, el despido de la cabo por estar embarazada, Serra declaró que el ministerio de Defensa "no tiene ninguna razón de intervención mientras no se vea una anomalía".

La diputada socialista por Pontevedra, María Jesús Arrate, ha dirigido una pregunta al Gobierno en la que pide explicaciones por la no renovación del contrato de Ana María Santos en las Fuerzas Armadas y su posible discriminación en razón de sexo.

Arrate quiere por escrito sobre los motivos que llevaron a la no renovación del tercer compromiso bianual de la cabo y si se ha procedido por parte del órgano competente a la comprobación de los datos que constan en el informe previo a dicha renovación. La diputada pregunta por qué cuando hay un informe personal negativo y llega al ministerio de Defensa, "éste no lo contrasta con el expediente pesonal de la soldado", como establece la ley. Asimismo, Arrate quiere saber "la razón por la cual el ministerio de Defensa miente al decir que la afectada no ha solicitado la ampliación de compromiso con el tiempo debido".

Por otra parte, el titular de Defensa dijo ayer que no cree posible que se pueda adelantar el plazo para suprimir la mili obligatoria, porque la creación de un ejército profesional depende de las disponibilidades presupuestarias y no ve que los partidos del arco parlamentario estén por aumentar los presupuestos de Defensa por encima del ritmo que se ha impuesto su Departamento para alcanzar el objetivo el 1 de enero del año 2003.

Serra calificó de "mínimo" el retraso en la reforma de la Ley de Objeción de Conciencia propuesta por CiU y se mostró partidario de insertarla en el proceso de plena profesionalización de las Fuerzas Armadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1998