Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sorpresa en Bogotá por el nombramiento de un embajador con lazos con el 'narco'

Colombia espera con expectación que el presidente Ernesto Samper confirme oficialmente esta semana el sorprendente nombramiento como embajador en Madrid del ex ministro de Defensa Gillermo Alberto González, quien dejó aquella cartera en marzo del año pasado tras 42 días en medio de un escándalo político por haber recibido dinero del presunto narcotraficante Justo Pastor Perafán, en la actualidad encarcelado en EE UU.En medios políticos contrarios a Samper, que de momento guardan silencio a la espera de la confirmación oficial, se considera un grave error el nombramiento de un hombre con un pasado en entredicho como cabeza de una embajada tan prominente como la de Madrid, que ahora ocupa Rodrigo Marín Bernal, que será llamado a Bogotá para hacerse cargo de Transportes, y que en el pasado ocuparon el ex presidente Belisario Betancur, el ex vicepresidente Humberto de la Calle y la actual ministra de Asuntos Exteriores, María Emma Mejía. Incluso medios afines al mandatario hablan de ''vergüenza".

El Gobierno español no ha recibido ninguna petición de plácet, en vista de que aun hay embajador, y las fuentes consultadas prefieren no especular sobre la identidad de futuro embajador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 1998