Los quince socios de la UE aprueban un recorte suave de las capturas de pescado para 1998

Los ministros europeos responsables de Pesca acordaron ayer un suave recorte de las capturas de pesca para el próximo año. Tras dos días de negociaciones alcanzaronun acuerdo que para España supondrá una fuerte reducción de las capturas de rape, y en menor medida de merluza y cigala, aunque siempre inferiores a las propuestas por la Comisión Europea. Aumentarán, en cambio, las cuotas de pesca de caballa y de lenguado. El acuerdo fue calificado de "positivo" por la ministra española, Loyola de Palacio, y recibió el voto en contra de una indignada Irlanda.

El ministro irlandés, Michael Woods, dio literalmente un portazo en la reunión, según France Presse, como muestra de irritación por la imposición de cuotas a la pesca del chicharro.[En el extremo opuesto, la ministra española, Loyola De Palacio, se declaró especialmente satisfecha porque la TAC (Total Admisible de Capturas) aprobada para la merluza supone sólo una reducción del 3% (frente al 11,6% que quería Bruselas) y se situará en 21.830 toneladas. Los ministros de la UE aprobaron diversas medidas técnicas "que permitirán una pesca más selectiva" de esta especie, destacó De Palacio, según informa Efe.

Por el contrario, De Palacio criticó la decisión de Marruecos de imponer en sus aguas una nueva parada biológica para el calamar. "El problema", dijo, "no es que vaya a haber o no cuatro meses de parada biológica, sino que se tiene que pactar un compromiso entré las dos partes"].

El generoso acuerdo logrado para la merluza no fue posible en relación al rape, una especie muy apreciada en España. La Comisión propuso un recorte del 40% en su pesca en aguas españolas, que se situó al final en el 23%.

La cuota de los barcos españoles descenderá un 18,7% en esta especie (Bruselas quería un 32,5%). Los recortes en cigala serán del 2% y la cuota aprobada se eleva a 3.320 toneladas para 1998.

Estas reducciones se verán compensadas por un aumento de las cuotas en caballa (que para España pasarán de 24.730 toneladas a 28.850) y de lenguado, que pasará de 10.000 toneladas a 15.000 toneladas en las aguas del sur de Bretaña y del Golfo de Vizcaya.

Menos bacalao

El recorte más espectacular será el de bacalao en las aguas de la Organización Pesquera del Atlántico Norte (NAFO en sus siglas inglesas), que caerá un 66% al pasar de 858 toneladas a 287. En aguas noruegas la pesca de bacalao se reducirá un 26% y quedará en 3.650 toneladas.Por primera vez, los ministros aprobaron un reparto comunitario de las cuotas de jurel. España, mantendrá la cuota de 31.000 toneladas de que disfrutaba en solitario desde la adhesión a la Unión. Se mantienen en los mismos niveles que este año las cuotas de abadejo (1.640 toneladas), anchoa (35.440) y bacaladilla (74.000).

También seguirán igual las capturas de merlán (28.000 toneladas), solla (120) y gallineta nórdica (3.390 toneladas). España obtuvo una cuota de 3.809 toneladas de atún en el Atlántico y 321 en el Mediterraneo y 4.537 toneladas de pez espada en el Mediterráneo.

Al margen del reparto de las cuotas pesqueras, los ministros y la Comisión Europea expresaron su disgusto por la decisión unilateralmente adoptada por Marruecos de imponer una nueva parada biológica en sus caladeros para la pesca de cefalópodos (calamar).

El Consejo de ministros europeos de Pesca expresó su "intensa preocupación" ante la actitud del Gobierno marroquí y animó a la Comisión a "continuar las acciones emprendidas para asegurar el respeto de los compromisos adquiridos".

La Comisión Europea no tuvo noticias de las intenciones de Marruecos hasta el pasado día 5. La nueva parada podría decretarse, en principio, para los meses de marzo y abril y de septiembre y octubre.

Carta de protesta

"Aceptamos el fondo de la cuestión, pero no la forma en que ha sido presentada", señalaron fuentes de la Comisión Europea. Bruselas enviará una protesta al Gobierno marroquí. El gabinete de la comisaria de pesca, Emma Bonino, admite que la situación de las existencias de cefalópodos marroquíes se encuentran en un estado raquítico, pero insisten en la importancia de que se aporten datos biológicos y ambas partes analicen de forma conjunta las medidas a tomar."Tenemos que reunirnos EL PAÍS para hablar", admitió la Comisión Europea, aceptando así la posibilidad de que se inicie una nueva ronda de conversaciones en enero. La UE ya acabó aceptando este año una parada biológica unilateral de Marruecos para marzo y abril. Fuentes españolas atribuyeron a Marruecos el incumplimiento de los compromisos para salvaguardar las pesquerías de cefalópodos y su consecuencia, que los rendimientos de las existencias de cefalópodos han sido inferiores a lo previsto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de diciembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50