Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y México firman un acuerdo de asociación y libre comercio

La Unión Europea (UE) y México firmarán hoy un acuerdo de "asociación económica, concertación política y cooperación" que abre paso a un área de libre comercio euro-mexicana más acelerada que la prevista con Mercosur. Europa busca compensar la disminución de su presencia en el mercado mexicano registrada desde que se firmó el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México, Estados Unidos y Canadá.México pretende reequilibrar sus relaciones con EE UU. El acuerdo compromete tanto a la UE como a sus Estados miembros, por lo que será firmado por el vicepresidente de la Comisión, Manuel Marín, y los quince ministros de Exteriores. Por parte mexicana, lo suscribirán el canciller José Angel Gurría y el ministro de Comercio, Herminio Blanco. Junto al acuerdo básico se rubricará un protocolo comercial provisional, que acelerará la progresiva liberalización. Ambas partes pretenden una operatividad inmediata, de forma que establecen dos organismos para llenar de contenido el acuerdo global, y realizar su seguimiento.

El acuerdo diseña una estrecha cooperación política, con particular énfasis en el fomento de los derechos humanos y los valores democráticos. Pero la parte del león se la lleva el capítulo económico. Este se basa en una liberalización progresiva de los intercambios, no sólo de bienes y servicios, sino también de capitales e inversiones, compatible tanto con el TLC como con las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Los técnicos de la Comisión Europea prevén que la liberalización alcanzará fácilmente al 92,2% de las importaciones industriales desde Europa y al 55,4% de las agrícolas. "No hay problema agrícola" sustancial con México, manifestaron fuentes cercanas al vicepresidente Marín, puesto que la mayor parte de su producción en este sector se dirige al propio mercado interno mexicano. De forma que "en absoluto va a predeterminar" lo que suceda con Mercorsur, grupo de países cuya producción agrícola es más sensible para el mercado europeo.

El principal importador europeo de México es España (con una cuota del 26% del total en 1994), seguida de Francia, Alemania y el Reino Unido. El primer exportador es Alemania (34,6%), seguida de Francia (18%), España (17%) e Italia (11,5%). La balanza comercial arroja un superávit en favor de los Quince, lo contrario de lo que ocurre con el resto de América Latina. Pero desde la firma del TLC, la presencia europea en el mercado mexicano está registrando una desaceleración relativa.

El acuerdo no es únicamente comercial, aunque este capítulo sea el más espectacular. Diseña otros objetivos económicos de asociación muy importantes, como el acceso mutuo a los contratos públicos, el respeto a la propiedad intelectual y, sobre todo, un esbozo de política de competencia común.

Esta última se basará en todos los elementos de la política comunitaria de competencia, elemento crucial del mercado interior de la UE: acuerdos entre empresas, abusos de posición dominante, fusiones, monopolios estatales comerciales, empresas públicas o con derechos especiales. También prevé el fomento de las inversiones por la doble vía de acuerdos de promoción y de eliminación de la doble imposición. Otros ámbitos de cooperación son el medio ambiente, la energía o la lucha contra la droga.

Los vínculos hispanomexicanos se han acrecentado en los últimos años por un considerable aumento de la presencia inversora española. "Con ello se ha producido no solamente un importante flujo de capital bajo forma de inversión directa, sino también un acrecentado interés de nuestras empresas en todos los aspectos relacionados con el crecimiento de una economía que, tras superar una difícil crisis, está mostrando un gran dinamismo", indica una evaluación realizada por la Administración española sobre este acuerdo. España destaca como particularmente importantes los capítulos de libre prestación de servicios, acceso a la contratación pública y liberalización del movimiento de capitales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 1997

Más información

  • Los Quince pretenden recuperar el terreno perdido a causa del TLC