Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CULTURA ESPAÑOLA PIERDE UNA GRAN CREADORA

"Era irrompible y se rompió

Los Reyes se suman al dolor de los amigos y compañeros y despiden a la directora en el tanatorio madrileño

Sabían de su corazón dañado, pero conocían su fuerza y valentía para luchar contra la adversidad. El mundo de la cultura reaccionó ayer con tristeza y conmoción a la muerte de Pilar Miró. Muchos no se lo querían creer y otros ahogaban sus palabras en sollozos. Algunos se quedaron mudos. "Era irrompible y se rompió". El sentimiento del cantante Víctor Manuel era compartido por todos. Los Reyes, abatidos, acudieron por la tarde al tanatorio de la M-30, donde descansaban los restos de Pilar Miró, para decir adiós a una amiga. Don Juan Carlos y doña Sofía permanecieron en el interior de la sala número 6 por espacio de 25 minutos. Los curiosos que se agoIpaban en el exterior aplaudieron su llegada, pero sin algarabías. Fue un aplauso de apoyo a dos personasdoloridas.Según testigos presenciales, la reina Sofía no pudo contener las lágrimas ante el cuerpo de la cineasta. Y el Rey recordó que había hablado con ella el martes pasado. En ese momento, se encontraban dentro de la sala, entre otros, el periodista de TVE Pedro Erquicia; Víctor Manuel y Ana Belén; Miguel Ríos, la ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, Fernando Morán y el hermano de la cineasta, Carlos, con el que Miró no se hablaba desde hacía más de 10 años.

Los Reyes se mostraron "muy impresionados y apenados" ante la desaparición de "una persona muy cercana", que fue compañera de estudios del rey Juan Carlos en la Facultad de Derecho. La Zarzuela destacó "el rigor, la elegancia y la calidad del trabajo profesional de Pilar Miró".

Su lucha contra la muerte, su valor ante la enfermedad y su trayectoria moral y ética fue el sentimiento unánime con el que el mundo de la cultura recordó a su compañera. El tanatorio de la M-30 de Madrid se convirtió en un triste escenario de teatro y un desconsolado plató de cine. Pedro Almodóvar lo resumía así: "No estoy preparado para la muerte, y para la de Pilar menos. Era una profesional sólida y me alegro de que se despidiera del mundo con uno de sus mayores éxitos, El perro del hortelano. Tenía fama de dura, pero los que la conocíamos sabíamos de su ternura incontenible. Como política, defendió el programa en el que creía y cuando dejó de creer en él se apartó. El decreto Miró favoreció la creación y la producción del cine en España. Gracias a ella, existimos Fernando Trueba y yo".

El productor y director José Luis Cuerda también abundó en ese sentido, al afirmar que "los directores y productores tenemos que agradecerle estos años de buen cine a ella. Y desde el punto de vista de la televisión lo que ella intentó hacer era bastante mejor de lo que se está haciendo ahora".

Muchos amigos

Fueron muchos los amigos y compañeros que se acercaron a rendir un último homenaje a la cineasta. Ricardo Franco no pudo articular palabra, mientras se consolaba junto a Imanol Arias -"he perdido una amiga"- y Pastora Vega. También estuvieron el secretario general de la OTAN, Javier Solana; Sancho Gracia, José Luis García Sánchez, Amparo Soler Leal, Massiel, Juan Echanove, Fernando Méndez Leite, Concha Velasco, Antonio Giménez Rico o José Carlos Plaza.El mundo de la televisión estuvo representado por Fernando López Amor, director general de RTVE, Miguel de la Quadra Salcedo o Jesús Hermida, para quien "Pilar peleó siempre hasta el final a pesar de que algunos la trataron muy injustamente. Ha terminado en la gloria y en el prestigio, como se merecía".

Junto a ellos acudieron también varios miembros del Gobierno del PP: la citada ministra de Cultura; la de Medio Ambiente, Isabel Tocino, o el portavoz Miguel Ángel Rodríguez, cuya frase -"vengo como amigo, fuera de valoraciones profesionales"- hizo llorar de rabia a una amiga de Miró.

Pocos metros más allá estaban el cantante Luis Eduardo Aute; el director Mariano Barroso, la ex portavoz del Gobierno socialista, Rosa Conde, y el presidente de la Academia de Cine, José Luis Borau, que dijo: "Estoy terriblemente abatido. Ha sido un mazazo, y un gran trastorno para nuestro cine".

Entre los más afectados se encontraban Paco Rabal y ENma Suárez. El actor declaró: "Yo pierdo una amiga, y el teatro, el cine y la televisión pierden un talento. Ha sido una mujer valiente, que ha sabido vencer con gran dignidad todas las dificultades políticas, económicas y profesionales". ENma Suárez dijo, entre sollozos: "Se ha llevado un trozo de mi corazón, era una mujer que se entregaba y buscaba lo mejor de cada uno. Te acompañaba y estaba siempre a tu lado en la aventura que era hacer una película. Se lía una mujer muy importante para mí".

Otro actor muy unido a Pilar Miró en su última etapa, Carmelo Gómez, se enteró de su muerte en Lanzarote, donde rueda la película Mararía. Desde allí, afirmó: "Me impresiona mucho la idea de que cuando vuelva no la voy a ver más, que ha desaparecido para siempre. Ayer le dejé un mensaje en el contestador, un mensaje muy optimista sobre mi participación en La señorita Julia. Me siento triste y estoy todavía bajo la resaca de la noticia. Su corazón estaba débil, pero tenía unas enormes ganas de vivir. Quizás era un poco irresponsable con su salud, pero eso también la hacía más atractiva y hermosa".

"En estos momentos", añadió, "tengo unos sentimientos parecidos a los que tuve con la muerte de mi madre, hace ahora un año, cuando yo estaba en Sarajevo rodando Territorio comanche. Entonces salí de Madrid sabiendo que mi madre se moría porque tenía cáncer. No la volví a ver. Cuando vuelva ahora a Madrid, ya no veré más a Pilar. Eso me provoca una enorme sensación de vacío".

Entre tantos cineastas, una escritora silenciosa y compungida, Josefina Aldecoa. "Se pierde una profesional de primerísima línea, con una trayectoria impecable. Ha hecho cosas maravillosas en cine, teatro y televisión. Como mujer, admiro su valentía por ser independiente y su lucha contra la adversidad", dijo la autora de Porque éramos jóvenes.

Almunia y Suárez

La actriz Loles León coincidió con el político Diego López Garrido, y poco antes, Joaquín Almunia, secretario general del PSOE, recordó que había estado con ella la noche anterior en el Teatro Real: "La encontré estupendamente. Si hay algo que se pueda destacar de ella, es su creatividad, su talento, tesón y energía para superar las adversidades. Tenía muy buenos amigos y enemigos imbéciles".El presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón destacó su "profesionalidad, generosidad intelectual, extraordinaria inquietud e inteligencia y capacidad para hacer arte de mucha categoría con cualquier cosa, desde los mejores clásicos españoles a simples acontecimientos sociales". El presidente del Gobierno, José María Aznar, se declaró "muy impresionado" por la noticia. Adolfo Suárez recordó a la realizadora como "una excelente profesional y una amiga muy sincera. Mantenía con ella una relación de amistad y afecto muy fuerte, aunque no nos viésemos mucho. Pilar Miró merecía el respeto y afecto de todos sus compañeros. No puedo decir más porque estoy muy impresionado y lo único que se me ocurre hacer ahora es rezar por ella".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 1997