Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno catalán destituye a Flotats como director del Teatre Nacional por "falta de confianza"

Lo sustituirá a partir de julio el actual director del Centre Dramátic, Domènec Reixach

El Gobierno de la Generalitat cortó ayer de un golpe el nudo gordiano de su política teatral y anunció el relevo de Josep Maria Flotats en la dirección del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) a partir del próximo 30 de junio; es decir, al acabar la presente temporada. El consejero de Cultura, Joan Maria Pujals, que ha sostenido un duro pulso con Flotats en los últimos meses, del que sale ganador por KO, esgrimió como razón de la destitución, presentada jurídicamente como "desistimiento", la "falta de confianza" en el célebre actor y director. Doménec Reixach, actual director del Centre Dramátic (CDG), era el nuevo responsable del TNC a partir el 1 de julio de 1998 y ha recibido ya el encargo, de preparar la próxima programación.

Flotats, actor de gran carisma en Cataluña, sobre todo a partir de su interpretación de Cyrano, ha sido el personaje emblemático de la política teatral del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el abanderado del TNC desde su génesis. Al romper con Flotats, cuyo contrato no expiraba hasta el 2001, la Generalitat abandona un camino iniciado hace 17 años y abre una nueva etapa. El cambio, forzado por el teatro privado, significa un reconocimiento tácito de que la orientación dada al TNC hasta ahora no era la correcta. De aceptar lo decidido ahora por el Gobierno catalán, Flotats seguirá aún durante nueve meses al frente del TNC, don_ de además dirige dos espectáculos en los que también actúa: La gavina, de Chéjov, con Núria Espert, cuyo estreno está previsto para el 14 de octubre, y Arts, de Yasmina Reza (3 de febrero).'Flotats, que no esperaba que lo destituyeran y estaba preparado para una resistencia numantina en el TNC, no asistió ayer a la reunión en la que se decidió su relevo. Cuando se hizo pública la noticia, el actor y director estaba visitando a su madre, de avanza, da edad, internada en un hospital, y hasta allí se desplazó uno de sus colaboradores en el TNC para informarle. Flotats, que ayer mantuvo el ensayo de La gavina en el TNC, no quiso hacer ninguna declaración.

Polémicas declaraciones

La destitución de Josep Maria Flotats al frente del TNC se daba como algo prácticamente seguro después de sus polémicas declaraciones en la víspera de la inauguración del TNC y de su no me nos polémico discurso desde el escenario del teatro la noche del estreno, el pasado 11 de septiembre. Flotats atacó entonces con virulencia a sus detractores y se quejó vehementemente de las medidas de control del TNC decididas en julio por el consejero Pujals para satisfacer al sector teatral privado catalán. Una de estas medidas es la instauración de una cuota del 35% de presencia de las compañías privadas en la programación del teatro. El hecho de que Flotats se atreviera a cuestionar públicamente las decisiones del Gobierno de la Generalitat, y se ratificara en su posición pese a los avisos, abrió la vía para su relevo. Pese a todo, ha resultado sorprendente la rapidez con que éste se ha decidido, lo cual prueba la debilidad de los apoyos con que cuenta actualmente el actor y director en el entorno del presidente Jordi Pujol. Flotats había sido un personaje muy estimado en ese círculo, como él mismo se encargó de recordar en su discurso la noche del estreno del TNC al remitirse al papel desempeñado por Marta Ferrusola, esposa de Pujol, en la gestación del proyecto del nuevo teatro. A Flotats se le ha mantenido durante años al frente del proyecto del TNC pese a las voces críticas que se han ido alzando contra su manera personalista y, para muchos, excluyente de entender el nuevo teatro.

El Consejo de Administración de la sociedad del TNC acordó ayer por la mañana "desistir, a partir del 30 de junio de 1998, del contrato suscrito en fecha del 5 de junio de 1996 entre el Teatre Nacional de Catalunya, SA, y el señor Josep Maria Flotats i Picas". Pujals -indicó que "desistir no quiere decir cesar, es una figura jurídica específica que no tiene otra traducción. En resumen, quiere decir que a partir de esta fecha, Flotats no seguirá'

"Si hubiéramos querido cesarlo lo habríamos hecho", dijo Pujal. "El desistimiento era una de las opciones posibles y la que hemos encontrado más idónea para este caso".

Pujals indicó: "Flotats no ha asistido a la reunión del consejo ni se ha excusado por ello". En consecuencia, reconoció, el actor y director desconocía que había sido destituido cuando se informó del hecho a la prensa. "Hemos intentado hablar con él, pero aún no lo hemos conseguido", afirmó el consejero.

Respecto a las razones de la destitución, Pujals afirmó: "El Departamento de Cultura tenía unos criterios sobre cómo debía funcionar el teatro, y ante la actitud de Flotats de estos. días ha habido una pérdida de confianza". La falta de confianza fue repetidamente la razón esgrimida por el consejero. "Ha habido una discrepancia pública respecto a los. criterios sobre cómo tiene que funcionar el TNC". En relación con el futuro, Pujals señaló: "No representa una ruptura. La programación se mantiene íntegramente. Flotats puede continuar hasta esta fecha [junio de 1988] en las labores que ya tenía".

Señaló Pujals que el contrato establecía, en el caso de que una de las partes desista del contrato, la necesidad de un previo aviso de seis meses de antelación, que es lo que se ha hecho. "No es algo extraño en estos casos", añadió el consejero.

Flotats percibirá una indemnización "inferior a lo que cobraría durante un año".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de septiembre de 1997