Los seguidores de Tuñón de Lara le definen como "agitador de la historia"

Un curso repasa la herencia del historiador

"Aunque Tuñón de Lara (1915-1997) era antifranquista, eso no le impidió ser un historiador objetivo que analizaba la realidad teniendo en cuenta todos los elementos". Así condensó Joseph Pérez, catedrático de Civilización Española en la Universidad Michel de Montaigne Burdeos III, la perspectiva de Tuñón a la hora de analizar la Historia. "Tuñón fue un agitador de la Historia, de espíritus, un animador de convocatorias, un incitador al debate, un marxista y un liberal", señaló el historiador Santos Juliá.

Tanto Santos Juliá como Manuel Pérez Ledesma, -que participaron junto a Pérez en el curso Manuel Tuñón de Lara y la renovación de la historiografía española contemporánea, de la Universidad Complutense en El Escorial, reivindicaron ayer la visión genérica de la historiografía que desarrollaba Tuñón frente a los estudios fragmentados que se elaboran en la actualidad."Uno puede ser completamente objetivo y tomar partido. Es el caso de Tuñón, que hizo historiografía exiliado de su patria, lo cual siempre es violento. Es imposible ser desapasionado cuando se habla de una época vivida Da franquistal", explicó Pérez. Este historiador fue amigo personal de Tuñón en Francia. Como tantos otros demócratas, Tuñón tuvo que marchar a Francia, ya que era perseguido por su ideología marxista y progresista, que chocaba con la dictadura.

Para Pérez, Tuñón tenía una visión global de la realidad que estaba dirigida por un ética y una moral limpia, que también marcaban su forma de vivir. "Tuñón reivindicó la historia desde el punto de vista social, que hasta entonces se pasaba por alto. No limitaba la historiografía a la élite aristocrática y cortesana y a sus batallas, sino que quiso contar la vida desde el ángulo del pueblo español en los siglos XIX y XX", explicó Pérez.

El catedrático de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Sociales de la Universidad Nacional de Educación a Distancia Santos Juliá, que fue amigo de Tuñón desde que lo conoció en 1978, señaló: "Tuñón más que hacer historiografía lo que hizo en muchos casos fue revivir acontecimientos de su época o del pasado próximo"

Métodos decisivos

Los métodos que Tuñón de Lara seguía en su estudio de la historia. fueron decisivos para el futuro de esa materia en España. "Tuñón se basa en el utillaje metodológico de la historiografía francesa para reconstruir la historia", explicó Juliá. Tanto éste como Pérez y Ledesma defendieron la visión que Tuñón de Lara elabora de la historiografía como un conjunto de elementos sociales, económicos y políticos interrelacionados entre sí y cuyo resultado es la realidad del momento. Los tres estudiosos criticaron el enfoque puntual que de los acontecimientos se desarrolla, en la actualidad. "En España no hay un buen trabajo sobre cuestiones relativas al Estado en su conjunto. La sensación final es una enorme riqueza pero atomizada, sin síntesis", criticó Juliá. "España carece de un trabajo sobre cómo se ha constituido la burguesía o el Parlamento", ejemplificó. "Los objetos de investigación son excesivamente concretos", dijo. "En cambio, Tuñón era un historiógrafo que buscaba la tensión entre lo local y lo genérico. A partir del movimiento obrero en un pueblo concreto, sacaba conclusiones extrapolables al resto de los obreros de España", explicó Juliá. "Lo que pasa es que no hay diálogo entre lo local y lo estatal, lo que conduce a un análisis excesivamente superficial de la realidad".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS