Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Violentos enfrentamientos en el asalto estudiantil del aeropuerto de Managua

Con los rostros cubiertos con pañuelos y armados con morteros de fabricación casera, más de un centenar de universitarios asaltaron en la tarde del martes las instalaciones del aeropuerto internacional de Managua. La terminal aérea fue el escenario de enfrentamientos entre jóvenes y la policía antidisturbios. La mediación de un organismo defensor de los derechos humanos logró poner fin a los incidentes.

Simultáneamente, piquetes de estudiantes cortaron tramos de la carretera norte en Managua y ocuparon la Universidad Agraria (UNA) situada a pocos kilómetros del aeropuerto, donde los universitarios pedían a los viajeros que apoyasen su reivindicación de que el Gobierno destine el 6% del presupuesto nacional a la educación superior.En la ocupación del aeropuerto fueron desempolvadas las viejas canciones revolucionarias de la década de los años 70. que vuelven a sonar en Nicaragua como símbolo de la lucha estudiantil. Las protestas juveniles contra el recorte del presupuesto universitario en Nicaragua han entrado en su tercera semana. Manifestaciones multitudinarias y violentos choques entre jóvenes y fuerzas de seguridad se han repetido desde finales de junio en la capital.

Para tratar de encontrar una salida a la revuelta estudiantil, se están celebrando reuniones, infructuosas hasta ahora, entre ministros del Gobierno v los rectores universitarios desde el pasado jueves. La situación está empantanada hasta ahora. El presidente liberal Amoldo Alemán, ha reiterado que no cederá ante las presiones estudiantiles. En un mensaje a la comunidad universitaria durante una manifestación liberal en Managua el viernes último, Alemán desechó la posibilidad de calcular la financiación estatal a la educación superior sobre la base de los ingresos ordinarios de la nación y los provenientes de los préstamos v donaciones internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 1997

Más información

  • El conflicto social reproduce el clima revolucionario de los años setenta