La Organización del Comercio declara ilegal el embargo europeo a la carne hormonada de EE UU

Bruselas afirma que el dictamen socava la protección de la salud

La Organización Mundial de Comercio (OMC) resolvió el lunes a favor de Estados Unidos el litigio que le enfrenta a la Unión Europea por la carne hormonada. El organismo que vela por el libre comercio mundial considera ¡legal el embargo que, desde hace 11 años, impide vender en Europa carne hormonada de EE UU. Bruselas anunció ayer que recurrirá la decisión y denunció que ésta no ha tenido en cuenta el derecho de cada Estado a velar por la salud de sus consumidores. Sólo Argentina, un radicional productor de carne no hormonada, defendió las tesis europeas.

Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Noruega apoyaron a EE UU. El dictámen de la OMC, que es vinculante y sólo puede ser eludido otorgando otros beneficios comerciales a la parte ganadora, amenaza con abrir una seria crisis entre dos de los tres grandes gigantes del comercio mundial.La Comisión Europea considera que no se han tenido en cuenta sus argumentos científicos y que el dictamen sólo obedece a un razonamiento puramente comercial. "Estamos muy decepcionados porque la OMC no ha tenido en cuenta los argumentos científicos que hemos presentado. No tengo ninguna duda de que vamos a recurrir el dictamen", afirmó ayer un portavoz de Bruselas. La Comisión tiene que consultar a los Estados miembros. antes de presentar un recurso y dispone de 41 días para presentarlo. La OMC deberá entonces convocar un nuevo panel entre 60 y 90 días después de la presentación de recurso.

Francia, uno de los países más beligerantes contra la carne hormonada, ha anunciado ya que no abrirá sus fronteras al vacuno norteamericano sea cual sea la decisión final. Europa tiene efectivamente la opción de mantener cerradas sus fronteras aunque la decisión definitiva le siga siendo contraria, pero en ese caso deberá pagar indemnizaciones a EE UU. Estas indemnizaciones se deben concretar en forma de facilidades para el comercio norteamericano en sectores que ahora están sometidos a restricciones.

Según la industria cárnica norteamericana, el cierre de las fronteras europeas le supone una pérdida de ventas de entre 100 y 250 millones de dólares anuales (entre 147.000 y 365.000 millones de pesetas). Sin embargo, altos funcionarios del Departamento (Ministerio) de Agricultura de EE UU afirmaron hace ya días que ese país prefiere la apertura de fronteras y no busca compensaciones comerciales en otros terrenos. Los primeros informes de la OMC, filtrados hace ya varias semanas, hacían prever que este organismo iba a emitir un dictamen favorable a los argumentos norteamericanos.

La Comisión Europea aseguró ayer que la normativa de la Organización Mundial de Comercio le permite mantener el cierre de fronteras a la carne hormonada porque esta prohibición no es una represalia comercial contra EE UU, sino una medida en defensa de la salud pública de sus consumidores. "El panel no ha tenido en cuenta todos los elementos científicos que hemos puesto sobre la mesa y ha minusvalorado el derecho de cada Estado miembro a establecer el nivel de protección adecuado de la salud de sus consumidores", reafirmó Bruselas.

Un levantamiento del embargo a la carne hormonada norteamericana podría afectar negativamente al mercado cánico en Europa cuando aún no se han superado las secuelas provocadas por la enfermedad de las vacas locas británicas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción