Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecuador adopta drásticas medidas para proteger las islas Galápagos y controlar a los visitantes

Ecuador ha adoptado una serie de medidas para proteger el patrimonio ecológico del archipiélago de las Galápagos -a 1.000 kilómetros de sus costas-, anunció la ministra de Turismo Juana Vallejo, que subrayó que las iniciativas gubernamentales irán precedidas de un decreto que hará de este archipiélago, donde viven millones de tortugas gigantes, una prioridad nacional. Vallejo dijo coincidir con la opinión de la Unesco de que las Galápagos corren "peligro".

"Nosotros estamos convencidos de que con estas medidas salvaremos las Galápagos", afirmó Juana Vallejo. La ministra informó que a partir de ahora se llevarán a cabo controles muy estrictos para entrar en esas islas, que fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad a finales de los años 70."Desde este momento sólo podrán entrar en las islas los habitantes que tengan un permiso en regla de una comisión especial". La ministra añadió que estas medidas intentarán eliminar los animales extraños a este ecosistema de origen volcánico, como son las cabras, cerdos y asnos. De hecho, unos 300.000 chivos y cabras han sido ya sacrificadas.

La estancia de los turistas -anualmente visitan la isla 90.000 personas- no podrá exceder 90 días y deberán andar por un camino determinado para no perturbar el modo de vida animal y el ordenamiento de la flora.

Los científicos, por su parte, podrán permanecer en el archipiélago a condición de tener algún proyecto investigador. "Y los miembros del clero, los militares y los policías deberán justificar sus desplazamientos ante las autoridades competentes", indicó la ministra.

Los vehículos motorizados no podrán entrar en las islas y su uso estará restringido a la preservación del medioambiente, a la agricultura o cuando sustituye a otro del parque automovilístico ya existente público o privado. "Los vehículos que sean remplazados obligatoriamente deberán remitirse a las autoridades", precisó Vallejo. Además anunció que se realizará un recuento de la población en un plazo de 60 días, y criticó que cientos de embarcaciones extranjeras que navegan en tas aguas del archipiélago para pescar clandestinamente se hacen pasar por habitantes de las islas. Se intensificarán las patrullas para llevar ante la justicia a los infractores.

Por último, la ministra anunció que elaborará un calendario concreto para la pesca artesanal con el fin de evitar la depredación de las especies marinas del archipiélago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de junio de 1997