Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLETA CHAMORRO - EX PRESIDENTA DE NICARAGUA

"La devolución de las tierras expropiadas es levantar un polvorín

Violeta Barrios de Chamorro, presidenta de Nicaragua de 1990 a 1997, está convencida de que cuando el pasado 10 de enero traspasó el poder a su sucesor, el liberal Arnoldo Alemán, dejaba su país "reconciliado" y esperaba que el nuevo presidente "siguiera por este camino". Cuatro meses después, doña Violeta, como es conocida popularmente la ex mandataria en Nicaragua, advierte del grave riesgo que entraña la pretensión del Gobierno de Alemán de devolver a sus antiguos propietarios (somocistas en muchos casos) las tierras expropiadas durante el régimen sandinista. "Es levantar un polvorín", afirma sin titubear. -La antigua presidenta, que propinó la primera derrota en las urnas al Frente Sandinista (en las elecciones de febrero de 1990), mantiene un tono exquisito a la hora de juzgar al Gobierno actualmente en el poder en Nicaragua, fuertemente contestado en la calle por la oposición sandinista. Después de entregar el bando presidencial a Arnoldo Alemán, Violeta Chamorro pasó dos meses fuera de Nicaragua. A su regreso comprobó, a través de los medios de comunicación, 11 el malestar reinante", y el 25 de abril invitó a su casa a una amplia representación de dichos medios. "Leí unas pequeñas reflexiones sobre lo que pensaba de mi país, en lo que ha sido mi única actuación pública sobre el Gobierno actual".

Doña Violeta alertó sobre las consecuencias de la política de devolución de tierras expropiadas, de la entrada a saco del nuevo Gobierno destituyendo de un plumazo a todos los funcionarios y técnicos de la anterior Administración y de las confusas señales a la comunidad internacional lanzadas por el Gobierno de Alemán, que ha reducido de manera drástica el nivel de las representaciones diplomáticas de Nicaragua en el exterior. Por ejemplo, ha retirado el embajador en Moscú después de que Rusia haya condonado prácticamente la deuda nicaragüense.

Las declaraciones de Violeta Chamorro no sentaron muy bien en las esferas gubernamentales de Managua, aunque ella reitera que "hay que darle tiempo al tiempo". "Siempre he dicho que no queremos volver a una situación como la que heredé, no queremos más guerras ni confrontación, y no le deseo conflictos al Gobierno dé Arnoldo Alemán", dice. Pero en un arranque de sinceridad reconoce que el presidente actual "ha hecho una limpieza total de la gente de mi Gobierno, sin tener en cuenta la experiencia adquirida. No han dejado a nadie. Y ahora quieren llevar ante la justicia a antiguos miembros de mi Gobierno [acusados de corrupción]. '¡Pues que nos lleven a todos! Si quieren que vayamos a declarar, vamos a declarar"

Hay cierta amargura en las palabras de Violeta Chamorro, de visita a España para promocionar su libro de memorias Sueños del corazón, recién editado en español, en el que repasa sus seis años al frente del Gobierno de Nicaragua. Hoy. será recibida por el rey Juan Carlos, por el presidente José María Aznar y por el líder de la oposición, Felipe González.

Desde el día del traspaso de poderes no ha vuelto a ver al presidente Alemán. "Le fui a felicitar a su casa. Ya cumplí. Es él quien tiene ahora que dar el paso. Mi casa está abierta a todo el mundo. No me ha llamado ni me ha visitado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de mayo de 1997