Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Quince acogen con reservas el nuevo texto español

La nueva propuesta española sobre la limitación del derecho de asilo en el interior de la Unión Europea fue acogida ayer con reservas entre la mayoría de los Quince. Pero pare haber desaparecido la hostilidad frontal que suscitaba la primera iniciativa de Madrid: la supresión pura y simple del derecho de asilo en el interior de Unión para los nacionales munitarios.Pese a la prudencia de la nueva formulación -en la que el asilo se mantiene, aunque sólo en determinadas condiciones con la aprobación final del consejo de ministros comunitario sólo la Comisión Europea, Portugal y la presidencia holandesa apoyaron abiertamente el texto español: Ningún país lo rechaza de plano. Otros callaron, como Francia, aunque el embajador permanente de España ante la UE y negociador español en la CIG, Javier Elorza, interpretó ese silencio como un apoyo tácito.

Elorza justificó la frialdad de algunos países en el hecho de que el redactado español y el conjunto de documentos estudiados ayer y el lunes por los negociadores se entregaron tarde y falta tiempo para estudiarlos. El embajador se mostró confiado en que la nueva redacción no ex modificar la Constitución de algunos países, aunque admite que los expertos aún no se han puesto de acuerdo al respecto.

Reticentes

Los más reticentes a la limitación del derecho de asilo siguen siendo Finlandia, Austria, Dinamarca, Suecia y, en parte Grecia. También el Reino Unido plantea problemas, aunque Elorza aseguró que se refiere sólo a una de las modalidades de concesión de asilo propuesto por España y que sus dudas son técnicas, no políticas. El Reino Unido quiere evitar un redactado que acabe provocando presiones de las organizaciones humanitarias en favor de la concesión de asilo a determinados demandantes y advierte también sobre el peligro de que la nueva normativa acabe siendo ejemplo que invite a otras asociaciones de países a reducir esta garantía. Sería especialmente caso de los países asiáticos asociados en Asean y muy particularmente Hong Kong.

Dinamarca se ha mostrado dispuesta aceptar el texto español si éste se aplica sólo a la actual Unión Europea, pero tiene serias dudas de su viabilidad una Unión ampliada a los países del Este. Este país ha logrado que la normativa se incluya como protocolo anexo al nuevo Tratado, y no directamente en articulado. Elorza aseguró que este hecho no resta fuerza jurídica a la propuesta y justificó el cambio porque "eso nos permite confeccionar un texto más amplio, enriquecerlo, y especifia con claridad todos los supuetos. Eso tranquiliza a nuestros socios y muy especialmente a Dinamarca, que no quiere que el asilo figure en el capítulo de ciudadanía del Tratado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de abril de 1997