Rico: "Se te va a pedir que des la medida de la casa"

Con sus flamantes chaleco y corbata blancos, con voz clara y firme, Francisco Rico recibió con alborozo a su nuevo colega y amigó. Un amigo, precisó, utilizando palabras del poeta Gil de Biedina, de "alma naturalmente literaria".De Ynduráin el mozo -para diferenciarlo de su padre, Francisco Ynduráin, ya fallecido, y recordado en el acto de ayer, pues "en el oscuro caserón de la universidad española de la posguerra pocos hombres hicieron más que Ynduráin padre por mantener el brillo..."-, del joven Ynduráin, resumió Rico saberes y honores, vocaciones y bibliografías, esbozando así el perfil del nuevo académico: "Los saberes, las actitudes, la disciplina filológica que bebió en tan copiosas fuentes, no le han hecho convertirse jamás en un profesional a costa de perder la envidiable condición de aficionado ".

Más información
Domingo Ynduráin ingresa en la Academia con un discurso sobre la riqueza del 'Quijote'

Y es que, aclaró Rico, "Ynduráin es el reverso exacto de esa caricatura del profesional: aficionado de pies a cabeza, de la mañana a la noche, con las herramientas del especialista cuando le convenía, pero con la pasión, la tenacidad, el gusto fecundamente caprichoso del aficionado". Y así, en el teatro, en la poesía, en la prosa "ha andado todas las sendas y veredas de las lenguas y de las letras españolas".

Pero aunque la ocasión requería que las palabras de Rico fueren elogiosas, quiso éste recordarle que a la Academia se venía a trabajar. "La casa, bien se ve, es a tu medida, pero también te va a pedir que des la medida de la casa. Del diccionario histórico al escolar, de las publicaciones tradicionales a los nuevos soportes y vehículos de la información, hay aquí mucho que hacer, y puedo asegurarte que vale la pena. La Academia pone en tí la más cierta esperanza y te acoge, de verdad, con los brazos abiertos".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS