Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Un rostro revela la historia y el sufrimiento de todo un pueblo", afirma Sebastião Salgado

El fotógrafo brasileño presenta en Madrid su libro de apoyo a los 'sin tierra'

"Un rostro revela la historia y el sufrimiento de todo un pueblo". Con esta frase, el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado, de 53 años, explica su libro Terra (Alfaguara), al que ha dedicado gran parte de sus últimos 16 años de trabajo. El fotógrafo llega hoy a Madrid acompañado del escritor portugués José Saramago y del compositor y poeta brasileño Chico Buarque, colaboradores en este proyecto. Todos ellos denuncian el drama que sufren cinco millones de familias sin tierra en Brasil. Salgado, que destinará una parte de los beneficios del libro a este movimiento campesino, sostiene que ya es hora de "reinvindicar la justicia social y denunciar la impunidad de la Policía Militar brasileña".

El escritor portugués José Saramago, autor del prólogo del libro, describe así el nuevo trabajo de Salgado: "Los sin tierra han tenido algo de suerte al encontrar a Sebastião Salgado, que es capaz de transformar cada foto en una interpelación directa a cualquiera que la contemple". El escritor luso afincado en Lanzarote resume el objetivo del libro en dos frases: "Un derecho que se respete; una justicia que se cumpla".Salgado afirma que quiere llamar "la atención internacional" sobre la situación de Brasil y alertar sobre la Policía Militar, que, según explica, ha asesinado a centenares de campesinos en la más absoluta impunidad. "Lo que yo hago", dice, "es fotografía ligada estrechamente a la antropología y a la sociología. Yo no sólo muestro los dramas de este mundo, como me acusan algunos; yo muestro, fundamentalmente, el comportamiento humano; mi fotografía es, sobre todo, humanitaria y social". Y recuerda cómo un día sobrevolaba en un avión de la Cruz Roja un área de Afiganistán: "Vi entre montañas, absolutamente inaccesibles, largas caravanas de gente que, seguramente, huían de la guerra. ¡Dios mío!, pensé. Debería de conocer a esa gente: un rostro de esa caravana puede re velar toda la historia, la cultura y el sufrimiento de un pueblo".

Ése es el espíritu de Salgado. El fotógrafo brasileño afincado en París ha seguido siempre los consejos de su maestro en la agencia Magnum, Henri Cartier-Bresson, de 89 años: "Siempre que tengas fuerzas, fotografía, viaja, busca...".

Una entidad autónoma

El insaciable viajero siempre siguió sus consejos. Salgado se mueve siempre acompañado de sus tres cámaras Leica y cuatro lentes básicas: un 28 milímetros, un 35, un 60 (su preferido) y un Zoom 80-200. "Me he convertido", dice, "en una entidad autónoma; en los lugares duros siempre llevo una mochila sin divisiones que, además, me sirve para sentarme encima. En ella caben mi saco de dormir, que aguanta hasta cinco grados bajo cero; un mosquitero, y una cuarta Leica de reserva". Con ese equipo, Salgado ha conseguido mostrar imágenes de todo el mundo, desde Etiopía hasta Asia, pasando por toda Suramérica.

Terra fue presentado recientemente en Brasil, y la semana pasada en Lisboa, donde inició la promoción europea, que ha hecho coincidir con la multitudinaria llegada de los sin tierra a Brasilia. Con una tirada de 60.000 ejemplares en ocho países, el libro pretende denunciar la injusticia que sufren los campesinos brasileños desde hace años. La urgente y necesaria reforma agraria aún está pendiente. El 50% de las tierras cultivables está en manos de un 2% de propietarios, mientras el 90% del total se mantiene improductiva. Cinco millones de familias, casi 25 millones de personas, luchan por trabajar esa tierra.

Junto a los poemas de Chico Buarque (la edición brasileña va acompañada de un CD del músico), José Saramago lanza desde el libro una advertencia: el conformismo y la resignación no sirven para nada: "Y no esperen la respuesta de los políticos, porque ellos no harán nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de abril de 1997