Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Residuos radiactivos

Entre el 2 y el 6 del pasado marzo se celebró en Arizona (EE UU) un simposio internacional sobre gestión de residuos radiactivos. En él intervino don José Alejandro Pina, ex director y actual consejero de la Empresa Nacional de Residuos (Enresa). En un apartado de su exposición, y refiriéndose a la construcción de un depósito nacional de residuos radiactivos de alta actividad (los que son tóxicos en torno a 250.000 años), afirmaba que "es muy improbable que cualquier programa pueda ser razonablemente ejecutado por menos de 500 millones de dólares, y siempre dependiendo de la cantidad de residuos del depósito". Quinientos millones de dólares suponen, al cambio actual, más de 70.000 millones de pesetas.Pues bien, el 5 de abril, don Telmo Gabaráin, miembro de la Sociedad Nuclear Española, publica en EL PAÍS una carta al director en la que canta las alabanzas de unos residuos nucleares limpios, baratos y "potencialmente aprovechables". Cuando nuestras autoridades competentes en el tema (como el resto de las mundiales) no saben qué hacer con estos residuos y parecen optar por un enterramiento en profundidad (algo así como barrerlos debajo de la alfombra), aparecen los que confían tanto en la tecnología para proponer una intensificación de nuestra política nuclear, dado que en el futuro algo se inventará para aprovechar estos residuos.

El hombre ha producido residuos que seguramente le sobrevivirán. La única tesis posible es dejar de producirlos antes de plantearse qué hacer con ellos. Los encargados de la gestión de estos residuos deberían ir pensando en dejar de confundir a la opinión pública y... dejar de hacer una política secretista.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de abril de 1997