Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los brigadistas piden en Gernika que nunca se repita la guerra civil

Recién estrenada su condición de ciudadanos españoles concedida por el Congreso de los Diputados, un grupo de los miembros de las Brigadas Internacionales que se encuentran en España viajó ayer a Gernika (Vizcaya) para conocer el pueblo destruido por los bombardeos alemanes en la guerra civil. En la Casa de Juntas, los viejos brigadistas recibieron el cálido homenaje de los representantes del PNV, del PSE-EE y de Izquierda Unida. "Que nunca se olvide, para que nunca se repita la guerra civil", pidieron los veteranos.

Una bandera republicana abría el paso de una desordenada columna formada por medio centenar de ancianos que avanzaban a buen paso hacia la Casa de Juntas de Gernika. Uno de ellos, que sostenía la enseña, no pudo soportarlo y sufrió un desvanecimiento antes llegar -a la entrada. "Demasiada emoción para un corazón viejo", resumió su compañero, el irlandés Michel O'Riordan, flanqueado por una ikurriña y una bandera de Irlanda. Fue el de ayer un encuentro directo, de parlamentos cortos y mucha emoción. "Fue ayer; éramos casi adolescentes la cita del poeta Antonio Machado, grabada en la bandeja de plata que los socialistas entregaron a los miembros de las Brigadas Internacionales, recordó a la argentina Fanny Edelman, los dos años que pasó en España durante la guerra, sus encuentros con el poeta en Valencia, y la energía de Dolores Ibárruri, Pasionaria, en el exilio. "Hay que mantener la memoria para evitar que vuelvan a ocurrir cosas tan horribles como la guerra de España o la dictadura militar de Argentina".

Sam Rusell, un británico de 82 años, respondió en nombre de sus compañeros a las palabras de bienvenida. Habló en un castellano más que aceptable a quienes estaban presentes en el salón de plenos de la Casa de Juntas y a los brigadistas que se quedaron en el camino. "Nuestra querida Dolores nos dijo en la amarga despedida de Barcelona: 'Volved a España cuando florezca el olivo de la paz'. Hemos tardado un poco, pero hemos llegado a casa, madre". Robert Steak ha llegado desde Arizona para recoger su pasaporte y entregar su agradecimiento. "Nos dan las gracias por lo que hicimos, pero yo creo que debe ser al revés. En España me dieron la posibilidad de tomar un camino y aprender para el resto de mi vida. Soy muy feliz porque hice una buena elección", dijo Steak.

En la foto de despedida de Gernika, sólo el nieto de O'Riordan, un pecoso de seis años, levantó el puño de su mano izquierda. Los brigadistas sonreían a las cámaras y preguntaban al guía quién se encargará de mandarles las fotos a sus hogares. Aún buscan nuevos recuerdos de aquel país que defendieron hace 60 años.

Campo de concentración

Los homenajes a los brigadistas se repitieron también en Valencia, Burgos y Miranda de Ebro. En Burgos, un pequeño grupo de brigadistas revivió los días de la guerra civil. Y visitaron el monasterio cisterciense de San Pedro de Cardeña, de doloroso recuerdo para ellos. En el monasterio estuvo un campo de concentración que tuvo recluidos a unos 4.000 prisioneros. Muchos de ellos fueron detenidos tras la btalla del Ebro y trasladados al monasterio.

Numerosos brigadistas se dejaron la vida en aquel campo. Según las investigaciones del profesor Javier Bandrés, después de la guerra, el doctor Vallejo Nágera utilizó a brigadistas presos en San Pedro de Cardeña para realizar estudios que permitieran demostrar que los ideales que les habían traído a España para unirse a la causa de la República eran "malformaciones" y "anomalías" psíquicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de noviembre de 1996

Más información

  • Un grupo de veteranos visitó un monasterio que fue campo de prisioneros