Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE designa embajador especial en Oriente Próximo al diplomático español Moratinos

Es "una gran victoria para la Unión Europea (UE)". Así valoró el francés Hervé de Charette la decisión de los 15 ministros de Exteriores de crear la figura de enviado especial permanente de la UE en Oriente Próximo y designar para ella al diplomático español Miguel Ángel Moratinos, de 45 años de edad. El Gobierno de Israel rechazó la decisión al considerarla una intromisión en sus asuntos. Curro Moratinos, actual embajador en Israel, observará el desarrollo del proceso de paz, lanzará propuestas a israelíes y palestinos, y actuará en directa relación con el Consejo de Ministros comunitario.

Las loas de De Charette no acabaron ahí. Dijo que "Moratinos supone un gran nombramiento" y consideró que se trataba también de una victoria del "punto de vista" francés, que ha impulsado la creación de la figura. Lo primero es exacto. La propia Francia, Italia y el Reino Unido habían sugerido en el Comité Político que presentarían candidatos, pero no. lo hicieron ante el peso y prestigio de la figura de Moratinos. Lo segundo es una verdad a medias, porque París había pugnado en la cumbre de Dublín por una figura de enviado especial de carácter más político, sugiriendo nombres como el de Felipe González o el de Valéry Giscard d'Estaing, y ahora se opta por un diplomático.El ministro español, Abel Matutes, compartió la primera satisfacción, destacando que "toda la discusión se ha resuelto en una hora". Pero en cuanto a la capitalización nacional, subrayó que se trata más bien del "reconocimiento del papel que siempre ha jugado España en el proceso de paz de Oriente Próximo". Explicó que la tarea del actual embajador de Espana será, "en principio", es permanente, "sin plazo".

El mandato del enviado especial permanente no es propiamente de negociador, como el de Carl Bildt en Bosnia-Herzegovina (uno de los escasos precedentes de nombramientos de este tipo por los Quince), porque Israel no acepta la presencia europea en las discusiones, "pero eso, sin duda, llegará", dijo De Charette. Es más bien el papel de, embajador volante común para el proceso de paz, dependiendo de la Presidencia del Consejo de ministros y en complicidad con la Comisión.

El Ministerio de Exteriores de Israel rechazó ayer la creación de esta figura diplomática, pues, a su juicio, es "una misión que atenta contra los principios de la Conferencia de Madrid", en octubre de 1991. El portavoz ministerial ironizó con el nombramiento de Moratinos: "Si Israel acepta un emisario europeo, no podrá rechazar uno japonés y otro procedente de China, y así corremos el riesgo de que la discusión se convierta en una negociación internacional", informa France Presse.

El manual del nuevo cargo europeo incluye el contacto con israelíes y palestinos; observar las negociaciones del proceso de paz "y estar preparado para ofrecer la opinión y los buenos oficios de la UE" si las partes se lo requiriesen. Con dos precisiones: deberá informar y asesorar al Consejo de las "posibilidades de intervención de la UE en el proceso de paz" y "controlar" las acciones de cualquiera de las partes que puedan "perjudicar el.desenlace de las negociaciones del estatuto permanente". Se entiende, aunque el texto del mandato no lo especifica, que se trata de Jerusalén. Cuenta para ello con una ventaja. Todos le aprecian: esta misma semana cenaba con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Moratinos ha estado en Pinto y en Valdemoro. Fue consejero en Rabat (de 1984 a 1987) y es embajador en Tel Aviv, cargo que tiene que dejar ahora. Entre ambos puestos fue nombrado en 1993 director general para África y Oriente Próximo. Participó en la Conferencia de Madrid que en 1991 desbloqueó las negociaciones entre árabes y palestinos. Y fue arquitecto de la presidencia española para la Conferencia Euromediterránea de Barcelona.

Moratinos demostró en Barcelona ante los Quince y ante sus doce socios del Sur su calidad de negociador tenaz e incansable. Agotó a sus interlocutores por hambre y sueño, actuando como culo di ferro, el negociador que jamás desespera. "Ha sido el día más feliz de mi vida", dijo cuando el ministro Javier Solana, ganó el pulso final. Por esas razones, y por su gran humanidad, sus colegas europeos no pudieron presentar candidatura alternativa cuando Jorge Dezcallar lo propuso ante el Comité Político preparatorio del Consejo de ministros de ayer.

El ministro Abél Matutes recordó que él mismo había nombrado embajador a Moratinos, hace apenas dos meses, una, decisión polémica porque el designado había sido un puntal del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 1996

Más información

  • Israel asegura que el nombramiento atenta contra los principios de la Conferencia de Madrid