POLÍTICA CIENTÍFICA: FÍSICA DE PARTÍCULAS

Alemania pone al CERN en aprietos económicos

Las apreturas económicas derivadas de Maastrich han sido aducidas por Alemania para anunciar una reducción importante en sus contribuciones a las instituciones científicas internacionales. En el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), junto a Ginebra, la reducción anunciada por el delegado alemán de un 8,5% de su contribución supone 18 millones de francos suizos al año, y esto coloca en aprietos financieros al proyecto en que está volcado el laboratorio: el futuro superacelerador de partículas LFIC, cuya construcción fue aprobada en 1994, con un coste total de un billón de pesetas.El CERN, que había hecho filigranas presupuestarias para ajustar la financiación del LHC hasta su culminación en el 2004, se encuentra ahora con el sobresalto alemán, al que otros países miembros, podrían sumarse aduciendo idéntico argumento, Maastrich. El consejo del CERN ha convocado una reunión especial para el 7 de noviembre sobre la situación. Fernando Aldana, director general de investigación y desarrollo y delegado español en el CERN se muestra "esperanzado" acerca de encontrar una solución al problema creado por Alemania (cuya contribución supone el 22,5% de los presupuestos del laboratorio europeo). "Consideramos muy importante el CERN. Acabamos de Firmar nuestros compromisos para los experimentos ATLAS y CMS [los dos enormes detectores que registrarán los choques de partículas elementales en el acelerador], lo que supone para España pagar unos doscientos millones de pesetas anuales durante los próximos ocho años", informó ayer Aldana. España disfrutará durante dos años más de su acuerdo especial con el CERN que le supone pagar una cuota reducida.

Mientras tanto en el CERN se reexamina la reducción de salarios del personal de laboratorio (ya congelados) y la disminución de gastos, e incluso podría estudiarse recurrir a créditos para hacer frente a la construcción del LHC.

Sin embargo, va a ser un respiro la contribución de EE UU en el nuevo acelerador, que será el de mayor energía del mundo y con el que se explorarán fronteras ahora inaccesibles del universo. Esta contribución, que es uno de los flecos clave del difícil entramado financiero del proyecto, está a punto de concretarse en un total de 530 millones de dólares. El otro pilar de la participación invitada es Japón, que ha comprometido ya 50 millones de dólares en el LHC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de octubre de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50