Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El MOMA presenta la más exhaustiva exposición de la obra de Jasper Johns

El Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York vuelve a ser a partir de esta semana escenario central de la fiebre de las grandes retrospectivas de pintura. En esta ocasión, el reto se llama Jasper Johns, un artista vivo y en activo, cuyo aura de leyenda del arte americano el MOMA quiere explotar para llegar a la altura de otras superretrospectivas recientes como las de Matisse, Picasso o Mondrian.

Jasper Jhons, que tiene 66 años ha desarrollado su obra a lo largo, de cuatro décadas, encara el cruce del expresionismo abstracto, el arte pop y el conceptualismo, y la muestra de su trabajo recién estrenada en Nueva York es la más exhaustiva realizada hasta el momento.El éxito de la retrospectiva dedicada a Piet Mondrian en este museo la temporada pasada parece haber animado a los responsables del MOMA a insistir en romper las ideas más generales que tiene el público respecto a un artista, y mostrar aspectos distintos de su producción. Es decir, que Jasper Johns, pese a ser "el que pinta banderas de Estados Unidos", hizo aparte muchas otras cosas.

"No creo tener ninguna sensación de realización", ha declarado Johns en el último número de la revista ARTnews comentando la retrospectiva. "Si lo hubiera, debería haber también un aumento de la seguridad, o la maestría, o lo que sea, y para mí esto realmente no ocurre".

Kirk Varnedoe, el comisario de la retrospectiva, escribe que "Jasper Johns cambió el curso del arte en su tiempo. A menudo es visto como el padre del pop, el minimalismo y el arte conceptual. Pero más allá del reconocido e inmediato impacto de sus primeras pinturas y esculturas como fuentes del arte de los años sesenta, Johns ha seguido inspirando a generaciones de colegas y artistas jóvenes de distintas concepciones estéticas".

Sin negar su irreemplazable posición dentro del arte contemporáneo, otros críticos consideran a Johns un artista esencialmente conservador y cuya influencia en la actualidad ha perdido gran parte de la fuerza que tuvo. El pintor más famoso y estudiado de EE UU es también uno de los más difíciles. Varnedoe también pide en el catálogo que no se pierda demasiado tiempo buscando los crípticos significados de sus cuadros.

Obtuso y enigmático, cargado de implicaciones que a menudo ha deseado que no le adjudicaran, Johns ha experimentado a lo largo de su carrera lo que él mismo definió como "la posibilidad de una ausencia completa de significado".

En 1983, Castelli vendía cuadros de Jasper Johns a 60 millones de pesetas. En esa década, en el apogeo del mercado del arte, Johns vendió su cuadro False start por 17 millones de dólares en una subasta. Willem e Kooning posee el récord absoluto de cotización de un artista vivo, con una venta por 20 millones de dólares en 1989.

"Sólo artistas muertos han recibido un escrutinio tan intenso y arqueológico [como Jasper Johns]", ha escrito The New York Times. "Y este saqueo a cargo de críticos e historiadores de arte, como buitres sobre un cadáver, puede matar a un artista que no ponga una distancia entre él y sus perseguidores".

El MOMA expone también trabajos muy recientes del artista, como un óleo sin título realizado entre 1992 y 1995. La exposición podrá contemplarse en Nueva York hasta el 21 de enero, en Colonia (de marzo a junio de 1997) y Tokio (hasta agosto).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de octubre de 1996