Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

William Klein exhibe en Barcelona sus revolucionarias fotografias

Hace 40 años, un joven pintor abstracto llamado William Klein, volvió a su ciudad natal, Nueva York, tras ocho años de ausencia. Iba armado con una cámara y la intención de revolucionar la visión fotográfica. Lo consiguió. Su libro New York, 1954-1955 se editó en Europa y rápidamente se convirtió en libro de culto, si bien en Estados Unidos el reconocimiento fue tardío. El año pasado, seis editoriales se unieron para lanzar una nueva versión del libro (en España, editado por Lunwerg) y ahora el Centro Cultural de la Fundación La Caixa en Barcelona presenta una exposición de aquellas imágenes.

"Cuando hice New York tenía 26 años, y a esa edad todo el mundo está convencido de que lo que hace es revolucionario", comenta. "Era mi intención que fueran así. No tenía formación fotográfica, pero sabía lo que pasaba. Y trabajaba en contra de las tendencias imperantes. Eran fotos que podían hacer enfadar a mucha gente y pensaba que los que no se enfadaran podrían comprender mi aportación. Sabía que jugaba con el accidente, que subvertía los reglamentos de la cámara y la fotografía y experimentaba con eso. Muchos fotógrafos profesionales habrían tirado las fotos que yo guardaba, pero yo las hacía porque conocía la litografía, el dibujo y la pintura en donde había más libertad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de octubre de 1996