_
_
_
_

La URSS espió la creacíón del arma atómica desde su inicio en 1941

La supersecreta Oficina de Seguridad Nacional de Estados Unidos reveló ayer varios mensajes de los servicios de espionaje soviéticos descifrados durante la II Guerra Mundial en los que se constata que Moscú estaba al corriente de los "primeros esfuerzos para desarrollar la bomba atómica". Los llamados Documentos de Venona confirman que los soviéticos reclutaron en 1941 al físico alemán Klaus Fuclis, que formó parte del equipo británico que trabajó en Los Álamos (Nuevo México) en la fabricación de la primera arma nuclear.

Los documentos, que han sido hechos públicos en el marco de la política de la Administración norteamericana para la apertura de archivos, revelan la fuerte penetración del espionaje de la URSS en los servicios de inteligencia francés y británico. Al mismo tiempo, muestran el material que ayudó a desenmascarar a los célebres topos soviéticos Kim Philby, Guy Burgess y Donald McLean, todos ellos agentes británicos de alto rango.

El historiador estadounidense John Haynes, experto en espionaje de Moscú, afirmó ayer que los Documentos de Venona "son el relato documentado de la penetración soviética en los paises occidentales".

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_