Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SECUNDARIA: MAPA ESCOLAR

Continúan las movilizaciones por la implantación de la ESO

Nuevos encierros en escuelas rurales

Ayer empezaban las clases la mayor parte de los estudiantes de la enseñanza secundaria a la vez que comenzaban a escucharse nuevas llamadas de atención de las asociaciones de padres de pequeños municipios que aun no vislumbran una solución a su problema: el traslado de los alumnos de doce y trece anos que cursan este año el primer ciclo de la ESO (1º y 2º que sustituyen a 7º y 8º de EGB) a los centros docentes de otras poblaciones a veces muy distantes de su casa.El pasado mes de mayo salían a la calle 50.000 personas convocadas por las asociaciones de padres para protestar por la red de centros establecida para implantar la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) en las zonas rurales. La respuesta por parte de la nueva titular de Educación, Esperanza Aguirre, les pareció esperanzadora. Sin embargo, el corto presupuesto del que dispone este ministerio, unido a las dificultades que presenta la aplicación de la reforma educativa en zonas rurales empieza. a desencadenar las primeras protestas de este curso protagonizadas por los padres y a las que, en muchos casos, se empiezan . a unir otros habitantes de estas localidades.

Más de un centenar de padres de alumnos de la localidad burgalesa de Vilviestre del Pinar (800 habitantes) comenzaron ayer un encierro indefinido en la escuela pública San Martín para "pedir que se imparta el primer ciclo de la ESO en este colegio y que los niños de 12 y 13 años no tengan que desplazarse a diario a un pueblo vecino", explica Sagrario de Rioja, portavoz de estos padres.

Ante esta preocupación, los padres de diferentes municipios se han agrupado en la Federación de APAS rurales de Castilla y León. "Estamos manteniendo reuniones con los representantes de centros de otras provincias, como Palencia, León o Valladolid, que también tienen problemas con la implantación de la secundaria".

Falta de profesores

El pueblo de Vilviestre cuenta con una escuela nueva "en la que se invirtieron 100 millones de pesetas y a la que se destinan dos millones y medio de pesetas anuales para su mantenimiento", explica la portavoz de los padres. "Lo único que necesitamos para que se pueda impartir el primer ciclo de la ESO es un profesor, precisamente el que nos han quitado al convertir el colegio en centro de primaria con la. reforma de la LOGSE".Estos pequeños colegios. dispersos por diferentes comarcas están integrados en Centros Rurales Agrupados (CRAE) y cuentan con algunos profesores fijos y otros itinerantes por los pueblos. "Si se llevan a los estudiantes fuera van a conseguir despoblar estos municipios y que acabemos siendo como esos pueblos de Soria en los que regalan casas y dan trabajo a cambio de que vayan niños a las escuelas", dice la portavoz de Vilviestre.

Las movilizaciones en estos pueblos están traspasando las rejas de las escuelas. En muchos casos, prácticamente todo el municipio participa en las protestas. Todos los niños, tanto de Palacios de la Sierra como de Vilviestre del Pinar, siguen al día de hoy sin acudir a clase. "Ante la negativa del ministerio de hacemos caso, hemos sacado a los alumnos de primaria del colegio como medida de protesta", explican.Varias decenas de padres de otra localidad de Burgos, Palacios de la Sierra, -que pertenece al mismo CRAE que Vilviestre- también se mantienen encerrados por el mismo motivo desde hace cinco días y las protestas se repiten en otros municipios como los palentinos de Osorno o Alar del Rey. Son en total varios centenares de padres los que permanecen a la espera de una solución.Carlos Ladrón de Guevara, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), dice que este problema "no se soluciona con mandar un profesor a los colegios de primaria, como medida transitoria. Hay una falta de equipamiento y de profesores en muchos centros para impartir la ESO y también en los institutos, que es en realidad donde se debe estudiar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 1996