Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

'Citizen Ruth' una sátira sobre el aborto despunta en el Festival de Montreal

Calurosa acogida a 'Libertarias', que se exhibió ayer fuera de concurso

Adicta al pegamento, embarazada por quinta vez, sin trabajo, inocente y confiada, Laura Dern se convierte en Citizen Ruth en una presa fácil para los grupos abortistas y los provida. La primera película del norteamericano Alexander Payne es hasta ahora lo mejor de la competición oficial en el Festival de Montreal. Mientras, ayer por la mañana, Vicente Aranda presentaba fuera de concurso Libertarias. La acogida fue muy calurosa.

El director novel Alexander Payne reconoció que no escribió Citizen Ruth pensando en Laura Dern. Según el director, la imagen que él se hacía de la protagonista era algo así como la de Giulietta Masina en La Strada. Sin embargo, a la protagonista de Corazón salvaje no le costó mucho convencer a Payne. Laura Dern asegura que el guión era el mejor que había leído nunca: "Yo sólo había visto un corto de Alexander. Cuando me llegó esta historia me encontré con un personaje auténtico, insólito, un territorio para explorar en el que podía aprender cosas incluso sobre mí misma".Sin embargo, la historia de Payne no fue bien recibida por las productoras. Tres años ha tardado en conseguir los cuatro millones de dólares con los que rodar esta arriesgada sátira sobre el aborto, en la que traza el retrato de Ruth, una mujer que se pasa la vida dando tumbos.

Enganchada a todo tipo de pegamentos, y hasta detergentes, tiene cuatro hijos y está embarazada de nuevo. El juez decide enviarla a prisión recomendándole que aborte. Allí será captada por un grupo provida que quiere a la vez salvar su alma y al bebé. Poco después serán los radicales defensores del aborto los que se echen sobre Ruth.

En medio de esta cruzada llena de sarcasmo y cinismo, Laura Dern da vida a un personaje amoral, autodestructivo y poco inteligente en apariencia, al que los dos bandos tratan de utilizar.

La actriz, que por el momento es la más clara candidata al premio a la mejor interpretación, asegura que lo más importante para ella era que el personaje resultara creíble, y, que por eso sacrificó su aspecto externo. Dern aparece como un verdadero saco de huesos, con el cuerpo lleno de pupas producidas por la continua inhalación de pegamento y con el cerebro destrozado por el alcohol y las drogas.

Granos republicanos

El estreno de este filme que promete ser polémico se ha organizado en Montreal, donde la película ha obtenido una buena acogida, por lo que el director dice no poder anticipar cómo la recibirán los grupos extremistas americanos. Eso Payne supone que la reacción puede ser violenta. En plena campaña electoral estadouniense, tanto el director como la actriz abominaron de la convención- republicana. Laura Dern recurrió a la ironía: "Sólo pude ver un poco en televisión porque me llené de granos y tuve que salir disparada al dermatólogo".Otro de los títulos de la sección oficial que ha despertado más interés se presentó ayer por la mañana. Se trata de la nueva película de la directora italiana Lina Wertmüller Ninfa plebea. También ayer, aunque fuera de concurso, Vicente Aranda presentó su película sobre la guerra civil española Libertarias, que estará en competición en el próximo festival de Tokio. La reacción del público fue de lo más calurosa. Desde el principio, el público pareció muy metido en la historia de las anarquistas que interpretan Ana Belén, Victoria Abril y Ariadna Gil. Al final de la proyección, hubo espectadores que se acercaron al realizador español para decirle que su película tenía "más corazón" que la de Ken Loach Tierra y Libertad.

En la conferencia de prensa, Aranda se esforzó en explicar que aunque en el extranjero la guerra civil española se vea ,como un levantamiento militar contra la democracia, hay un aspecto desconocido y añadido: la revolución anarquista. Para Aranda, esa revolución colectivizadora asustaba más a las potencias europeas que los propios Hitler o Mussolini, y ése fue el motivo por el que permaneció acallada durante tanto tiempo.

El director se mostró satisfecho con la acogida recibida por la película: "El público extranjero es diferente al español", comentó, ven la película con menos pasión y también con menos prejuicios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de agosto de 1996