Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una ley con resabios franquistas

"Madrid, tienes moriscas las entrañas. / Fuiste corte y no fuiste cortesano. / Y si villa, no ha sido por villano / que capitalizaste las españas".José Bergamín

Madrid, ciudad abierta y mestiza, donde jamás a nadie se preguntó por su procedencia y se le acoge fraternalmente, incluso algunos eximios castizos (Carlos Arniches) son naturales de Alicante. Ciudad cosmopolita y vanguardista en la que coexisten todas las razas y culturas enriqueciéndose entre sí.

Los cafés y bares de copas de esta villa han tomado el relevo (salvando las distancias, pues Manuel Azaña y Ramón Gómez de la Serna son irrepetibles) de la Granja del Henar o el Café de Pombo y se organizan tertulias, exposiciones de pintura, fotografía, cómics, recitales de poesía, se fortalecen las relaciones sociales, se escuchan a músicos de jazz, cantautores, pop nacional y foráneos, músicas étnicas de todo el planeta nos impregnan, hay actuaciones de magos, mimos, húmoristas, el cine, resurge con fuerza y aunque todavía tímidamente, intenta plantar cara a la todopoderosa industria americana y la literatura también goza de buena salud. Los grupos de amiguetes quedan en el pub de su barrio y ahí nacen infinidad de ideas que culminan en fanzines, revistas musicales, etcétera.

En suma, los bares de copas y cafés están enraizados en los barrios y son cantera inagotable de arte, cultura, convivencia y dan a ésta todavía recuperable ciudad: alegría, energía, vitalidad y creación. Una ciudad alegre, necesita una vida nocturna en la que los ciudadanos se puedan divertir de forma pacífica (evitando las molestias a otros ciudadanos que prefieren el descanso) canalizando su ansiedad o cansancio de la jornada laboral o de estudio, dando salida a sus frustraciones: paro, desencanto, inestabilidad, presiones, miedo al futuro, etcétera.

Pero Madrid tiene enemigos muy poderosos: la especulación, el automóvil como amo y señor de la ciudad, los grandes híper que arruinan el pequeño comercio y desertizan el tejido urbano, algunos "electoreros" como definía Unamuno a determinados políticos y a veces también su propio Ayuntamiento. Pues bien, esta futura ley de espectáculos públicos puede causar un daño irreparable a Madrid:

1. Es vengativa y justiciera: es raro que no resucite el sambenito inquisitorial.

2.Es vorazmente sancionadora: no tiene parangón en España.

3. Consagra un modelo de ciudad autoritaria y resucita el viejo resabio "la noche es cosa de maleantes y gentes de malvivir".

4. Es inconstitución, pues pretenderá obviar el artículo 38 de la Constitución y otorgar diferentes horarios para actividades que, en definitiva, son de hostelería.

5. La composición de la Comisión Consultiva es irracional y vergonzante, pues la forman 12 miembros de la CAM, seis de ayuntamientos y sólo cuatro de los colectivos sociales, y uno de los, empresariales.

Si este tremendo dislate llegara a consumarse:

- Enviaría al paro a miles de personas, en su mayoría jóvenes.

- Se producirían cierres masivos de bares de copas, arrastrando a otros sectores colaterales.

- Dañaría fuertemente el turismo en la capital.

- Puede crear un efecto frontera, obligando a muchos consumidores a viajar a provincias limítrofes con un mayor horario de cierre de locales, y traería como nefasta consecuencia, un notable incremento de accidentes de tráfico.

- También es seguro que. miles de jóvenes tomarían las calles (como está ocurriendo en Sevilla) causando gravísimas molestias al vecindario, consumiendo más alcohol sin control; y es factible que surgieran nuevos brotes de violencia callejera y destrucción del entorno.

Es por todo ello y concluyo, que los bares de copas deben estar representados con voz y voto, aportando ideas en la Comisión Consultativa de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, puesto que representamos a más del 90% de los locales nocturnos y de ocio.

Ningunearnos y marginarnos sería un escándalo y una gravísima irresponsabilidad o quizás algo de más magnitud, "y no digo más, aunque pudiera", como remataba Sancho sus sentencias.- Presidente de la Asociación de Bares de Copas y Pubs de la Comunidad Autónoma de Madrid (Aebacom - Copyme)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de agosto de 1996