Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los payeses de la avellana provocan dos horas de caos en las carreteras de Tarragona en demanda de más ayudas

Los colapsos de tráfico se reprodujeron ayer a partir de las siete de la tarde y durante dos horas cuando los payeses productores de avellana cortaron las principales carreteras de la provincia de Tarragona. Los manifestantes, convocados por Unió de Pagesos, reclaman que las administraciones aprueben un suplemento de 150 millones de pesetas para el programa de mejoras agroambientales del sector, unas ayudas que la Unión Europea duplica automáticamente.Las columnas de humo negro de los neumáticos ardiendo, imagen característica de las acciones de Unió de Pagesos en las carreteras, se levantaban ayer en una treintena de puntos del Camp de Tarragona. Los principales problemas de tráfico se concentraron en la carretera N-420, cortada en el Coll de la Teixeta y Riudoms, la N-240, cortada en Perafort y Montblanc, la C-240 en la Selva del Camp, y en el eje trasversal de Tarragona. Pero también se multiplicaron los cortes en numerosas carreteras locales.

Unió de Pagesos consideró un éxito la protesta y su dirigente Pere Guinovart anunció que en los próximos días las movilizaciones se radicalizarán y habrá acciones sorpresa. Los payeses decidieron retomar las protestas que iniciaron hace 28 semanas porque no tienen garantías de que el Gobierno del PP o la Generalitat complementen las ayudas de 24.000 pesetas por tonelada producida aprobadas por la Unión Europea hace 10 días, ayudas que todas las partes han considerado insuficientes.

Cerrada la vía de la Organización Común de Mercados para conseguir más ayudas directas que 150 ecus (24.000 pesetas) por tonelada producida, cuando se reclamaba un mínimo de 600 ecus por hectárea, Unió de Pagesos planteó la ampliación del programa zonal de mejoras agroambientales. Para este tipo de programas España tiene asignados más de 42.000 millones de pesetas que no aprovecha al 100%, y de los que la avellana recibe 300 millones: 150 de la Generalitat, que luego duplica la Unión Europea. La Generalitat pidió al Gobierno español que ponga 150 millones más, para llegar al total de 600 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de agosto de 1996