Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro dice que Cuba prospera pese a la ley Helms-Burton

El presidente cubano, Fidel Castro, ha asegurado que aunque la ley Helms-Burton "hará más difíciles" los esfuerzos de su país por salir de la crisis y afianzar su economía, no podrá evitar que se consolide la tendencia actual de recuperación económica. Castro declaró que la economía cubana crecerá un 5% en 1996, y dijo que este aumento irá acompañado de importantes incrementos de la producción en renglones vitales de la economía.

El mandatario cubano habló el viernes por la noche (madrugada de ayer en España) ante 150.000 personas durante el acto de conmemoración del 43º aniversario del asalto al cuartel de Moncada, que se celebró en la ciudad oriental Holguín, fecha que marca el inicio de la revolución cubana. Castro dijo que la recuperación económica es la mejor muestra de que esa ley va a fracasar.El discurso fue una inyección de optimismo, justamente en momentos en que las autoridades de La Habana cosechan los primeros éxitos económicos después de cinco años de aguda crisis. El presidente se mostró feliz también por haber logrado dichos resultado sin hacer demasiadas concesiones al capitalismo. "Los avances económicos se han logrado sin caer en embrutecimientos ni en las mortíferas y despiadadas garras del capitalismo", aseguró.

Al referirse a las desigualdades que han creado medidas como la autorización del trabajo por cuenta propia y el mercado agropecuario, que posibilitan que un artesano o un campesino gane en un día lo que un médico en varios meses, Castro indicó que se trataba de "medidas no del todo justas", pero que era un precio que la. revolución debía pagar por salvar la patria y el socialismo.

El líder cubano aseguró, que pese a que la economía había crecido un 9,6% durante el primer semestre del año y que al final de 1996 crecería en tomo a un 5%, eso no significaba que se hubiese acabado el periodo de crisis "El país se va recuperando lentamente, pero todavía estamos en pleno periodo especial". Castro se congratuló de haber elegido un camino de reformas pausadas y de haber persistido en el Camino socialista, aunque muchos pensaban que la revolución caería.

Falta de moral

En tono irónico, el líder de a revolución, que el 13 de agosto cumplirá 70 años, dijo que dedicaba al senador Jesse Helms y al congresista Dan Burton el incremento del 9,6% de la economía cubana en el primer semestre. También criticó con dureza -y directamente por primera vez- al presidente norteamericano, Bill Clinton, por haber aprobado la ley, Castro achacó a Clinton una gran "falta de moral y de ética" por apoyar una legislación a la que él mismo, se oponía, y que "es insensible y cruel con el pueblo cubano". También le acusó (le ser una persona "vacilante" y de "oportunista político" por haber firmado la ley en vísperas de las elecciones, "cayendo en el mito de, que la extrema derecha cubana puede decidir quien gana las elecciones en EE UU".Castro opinó que la reacción de la Unión Europea para frenar los efectos de la ley era lógica. "Al mundo le toca ahora de cerca lo que Estados Unidos ha hecho con nosotros durante 35 años", dijo, tras señalar que el sistema que pretendió instituir EE UU con esta legislación "es inmanejable, ingobernable y no tiene porvenir". A Washington no le interesa la soberanía del mundo, afirmó sino tan sólo imponer "su soberana voluntad", como lo demuestran la leyes que pretende aprobar para castigar a quienes inviertan en Libia e Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de julio de 1996

Más información

  • EE UU es "cruel", según el presidente