Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Residencia de Estudiantes rescata el archivo de Emilio Prados

La Residencia de Estudiantes reunió ayer a diversos especialistas con motivo de la reciente adquisición del archivo del poeta Emilio Prados (Málaga,1899- México D.F., 1962). Carlos Blanco Aguinaga, Antonio Carreira, Francisco Chica, J.M. Díaz de Guereñu, Patricio Hernández y James Valender debatieron en torno a la figura del más desconocido miembro de la Generación del 27, en una mesa redonda titulada Emilio Prados. Una revisión crítica. Durante el acto, se recordó al poeta como "un caso excepcional dentro de la poesía contemporánea española", un artista en "territorio de nadie" que destacó por el humanismo ético de su palabra, su misticismo visionario y su combinación entre religiosidad y compromiso social con lo cotidiano.La reunión también sirvió para analizar la importancia de los fondos documentales del artista adquiridos el pasado marzo por la Residencia de Estudiantes, donde Prados convivió junto a García Lorca, Alberti y Buñuel. Dichos fondos están formados por la parte del archivo que había permanecido en México D. F., así como por el legado que los herederos del poeta habían depositado en la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos en 1962.

El Archivo incluye la práctica totalidad de los manuscritos de la obra lírica del malagueño, numerosas fotografías y abundante correspondencia mantenida con otros miembros de la Generación del 27 y con personalidades destacadas de la vida intelectual española (Camilo José Cela, José Manuel Blecua, Vicente Aleixandre, Gabriel Celaya o María Zambrano, entre otros). Por otra parte, los fondos pertenencientes a su biblioteca personal contienen numerosos libros dedicados por sus autores -Altolaguirre, León Felipe, Cela, Alberti o Larrea-, así como las diferentes ediciones de las obras de este poeta, sus objetos personales y diversos cuadros de artistas españoles en el exilio como Moreno Villa, Fernández Valbuena y Rodríguez Luna.

Desconocimiento

Con esta incorporación, el Centro de Documentación de la Residencia de Estudiantes completa la totalidad del fondo documental existente sobre un autor aún mayoritariamente desconocido.La obra de Emilio Prados discurrió entre los parámetros de la poesía pura, el surrealismo, el cancionero popular y la poesía comprometida de contenido socio-político. Destacan en su producción los libros escritos en el exilio tras la guerra civil: Jardines cerrados, Río natural o Penumbras, títulos que no llegaron a España debido a la censura. En 1937, el autor recibió el Premio Nacional de Literatura por Destino final, un volumen que incluía los poemas de guerra compuestos hasta la fecha. Destacó también como editor al frente de la imprenta Sur y de la revista Litoral, dos plataformas fundamentales en la promoción de autores como Aleixandre, Cernuda, Lorca o Alberti.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 1996