Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PALEONTOLOGÍA - ANÁLISIS GENÉTICOS

El ADN señala que la humanidad salió de África hace sólo 20.000 años

Cuando los biólogos moleculares atacan el problema de determinar la antigüedad del hombre moderno, no van a buscar fósiles sino que analizan el material genético. El ADN de todas las especies cambia lenta pero continuamente, de modo que, cuando los investigadores encuentran dos poblaciones humanas con material genético muy similar en una región cromosómica particular, pueden afirmar que están muy relacionadas, mientras que una gran diferencia sugiere que los dos grupos se han separado hace muchos tiempo. La mayoría de los análisis de este tipo se han hecho no en el depósito principal de ADN humano, en el núcleo de cada célula, sino en la mitocondria, un corpúsculo celular que tiene su propio ADN. Pero los estudios que se están haciendo ahora del ADN nuclear llevan a la misma conclusión que los mitocondriales: la población humana moderna fuera de África desciende de un grupo que emigró de ese continente hace muy poco tiempo en términos evolutivos.

Hasta ahora, la mayoría de los análisis de ADN habían establecido una fecha de unos 100.000 años, lo que parece estar de acuerdo con lo que indican los fósiles. Pero un estudio publicado este mes en la revista Nature Genetics data la migración en sólo unos 20.000 años.

La investigación, realizada por John A. L. Armour, de la universidad de Leicester (Reino Unido) y un equipo internacional, se basa en ADN de personas de 11 lugares diferentes del mundo. "Los datos genéticos indican que el 99% del genoma moderno viene de Africa muy recientemente", dice Kenneth K. Kidd, de la universidad de Yale y coautor del trabajo.

Los análisis de ADN pueden ayudar a discernir entre tres teorías acerca de la evolución de la humanidad. Hay un acuerdo básico acerca de que hubo una emigración desde Africa emprendida por el Homo erectus hace entre uno y dos millones de años. Las disputas se refieren a lo que pasó después.

Una teoría afirma que el Homo erectus evolucionó hacia el hombre moderno en muchas regiones diferentes del mundo y que esas poblaciones se cruzaron entre si y con grupos a su vez procedentes de África. Otra teoría sostiene que la humanidad actual salió de ese continente y barrió a los Homo erectus, que se extinguieron. La tercera hipótesis plantea que el hombre moderno reemplazó a los erectus, pero que hubo algún cruce y que algunos de los genes de las poblaciones antiguas habrían pasado al genoma moderno.

Kidd dice que la gran diversidad genética hallada en África hoy y la enorme homogeneidad fuera desmonta la primera teoría, pero que es muy difícil descartar la tercera hipótesis.

La datación de la salida de África se basa en la idea de que los cambios en los cromosomas son tan regulares en largos períodos de tiempo como para constituir una medida de tiempo. El problema es determinar cuánto cambio de ADN corresponde a cuánto tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de junio de 1996