Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ingeniero se venga después de muerto

La bomba que ayer sembró Tel Aviv de muertos y heridos es el cuarto atentado sangriento desde que el cerebro de Hamás en la fabricación de bombas y explosivos, Yaya Ayash, El Ingeniero, muriera el pasado 5 de enero en Gaza, víctima de la bomba colocada en un teléfono móvil por los servicios secretos israelíes. Sus discípulos parecen dispuestos a cobrarse el ciento por uno aquella muerte:

25 de febrero: dos islamistas suicidas matan a 26 personas en dos atentados separados contra sendos autobuses en Jerusalén y la costera ciudad de Ashkelón.

26 de febrero: el árabe norteamericano Ahmed Abdel Hamidé estrella su coche contra un grupo de personas en una parada de autobús en Jerusalén. Una mujer resulta muerta y 20, heridas.

3 de marzo: un nuevo suicida en otro autobús de Jerusalén, que realizaba la misma ruta que el que saltó por los aires el domingo anterior, mata a 18 personas.

4 de marzo. un suicida hace estallar la bomba que lleva al acercarse a pie a un concurrido centro comercial de Tel Aviv. Al menos, 13 muertos.

En esta guerra entre Hamás e Israel hay otras dos importantes fechas a tener en cuenta:

29 de febrero. Hamás y su brazo armado, Ezedim. al Qasain, emiten un comunicado en el que se comprometen a interrumpir todos los atentados contra civiles israelíes a cambio de la puesta en libertad de diversos miembros de esa organización integrista, encarcelados en prisiones israelíes.

1 de marzo: el ministro de Exteriores israelí, Ehud Barak, descarta una negociación con Hamás.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996