Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BIOLOGÍA: PARASITOLOGÍA

Proteínas espaciales para el mal de Chagas

Ciencia, política y cooperación internacional se han unido para hacer llegar al espacio un experimento relacionado con el mal de Chagas, una enfermedad parasitaria presente en numerosos países de América Central y del Sur. Mañana, si todo va bien en la azarosa misión actual del transbordador Columbia, que perdió el lunes un satélite atado a un largo cable, Franklin Chang-Díaz, un astronauta estadounidense de origen costarricense pondrá en marcha el experimento, en un acto trasmitido por televisión en el que participará el presidente de Costa Rica.

El experimento del mal de Chagas en el Columbia pretende obtener en ausencia de gravedad cristales excepcionalmente puros de proteínas candidatas a inhibir la actividad del parásito causante de la enfermedad, con objeto de poder estudiar mejor su estructura molecular. "En concreto se trata de una proteína de origen vegetal que ha mostrado promesa de afectar a una enzima del sistema respiratorio del parásito", explicó a este periódico el español Luis Sorando, portavoz de una de las instituciones que participan en el proyecto, la Escuela de Agricultura de la Región Tropical Húmeda (EARTH), de carácter privado y con sede en Costa Rica.

En EARTH se localizan las plantas medicinales candidatas a reaccionar con el parásito. Se purifican las sustancias activas y se envían a la universidad de Santiago de Chile, donde se purifican más para luego enviarlas a un centro de cristalografía en la universidad de Alabama (EE UU), donde se realizan los estudios de bloqueo de enzimas del parásito.

El mal de Chagas es producido por el protozoo Trypanosoma cruzi que transmite una chinche con sus picaduras. Produce edemas, inflamación de los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo y la tiroides y puede afectar al corazón y al sistema nervioso. Puede convertirse en enfermedad crónica o matar al paciente. Se calculan que existen 24 millones de afectados en Latinoamérica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de febrero de 1996