DESAPARECE UNA LEYENDA DE HOLLYWOOD

Muere a los 83 años Gene Kelly, uno de los grandes creadores del cine musical americano

El actor, bailarín, coreógrafo y director falleció mientras dormía

El actor, bailarín y coreógrafo Gene Kelly, que en la era dorada del musical hollywoodiense no sólo fue un mito, sino uno de sus creadores como "forma de arte indígena", falleció ayer mientras dormía en su casa de Beverly Hills (California). Físicamente muy deteriorado a causa de varias trombosis durante los últimos dos años, Kelly murió "pacíficamente", según su agente, y acompañado de su esposa, la escritora Patricia Ward, 40 años más joven que él. La noticia saltó ayer la primera plana de los telediarios de Estados Unidos, que le despidieron como un auténtico símbolo nacional.

Más información

Gene Kelly, cuyo nombre completo era Eugene Curran Kelly, nació en Pittsburgh (Estado de Pensylvania) en 1912 y a los 26 años se trasladó a Nueva York para triunfar en el teatro, después de haber sido rechazado en un casting para el cine en los estudios RKO. Su carrera se ceñía de este modo al itinerario típico de muchas estrellas de la época: jóvenes de provincias que conseguían hacerse un hueco en Broadway y allí les descubría un gran productor de Hollywood. Kelly, que ya era coreógrafo antes de su éxito en el teatro, fue originalmente descubierto en la escena neoyorquina por David SeIznick, quien le hizo su primer contrato en Hollywood. Pero fue la Metro Goldwyn Mayer quien le tomó prestado para su debú en el cine, For me and my gal, junto a Judy Garland, en 1941. La Metro decidió entonces comprar el contrato de SeIznick, y su asociación con el bailarín se convirtió en el acto en historia del cine. Aparte de Cantando bajo la lluvia (1952), que codirigió con Stanley Donen, y Un americano en París (1951), de Vincent Minelli, Kelly recorrió la gran pantalla con su paso elegante a lo largo de treinta años: Levando anclas, (1945), The pirate (1948), Los tres mosqueteros (1948), y Un día en la ciudad (1949) son otros de sus títulos más emblemáticos.En 1951, Kelly recibió un Oscar por su "versatilidad como actor, cantante, director, bailarín y coreógrafo". Era el año de Un americano en París, la película que también obtuvo el Oscar y en la que Kelly protagoniza un ballet de 17 minutos con música de George Gershwin. "Recuerdo que todo el mundo decía que estábamos locos por querer hacer ese número", dijo en una entrevista. "Yo siempre he creído que no se debe pasar por alto la inteligencia del público en el cine. Ahí es donde Hollywood ha cometido su equivocación". En otra entrevista televisiva de hace unos años, el actor que casi todo el mundo recuerda bailando con chaqueta y sombrero empapados de agua, dijo: "Nunca me gustó bailar con traje, porque no se veía bien la forma del cuerpo. Siempre preferí los jerséis y los pantalones vaqueros". Este era quizá el rasgo que más le distanciaba de otro nombre indispensable de los musicales de Hollywood, Fred Astaire, a quien sobrevivió por un año. Ambos bailaron juntos sólo en dos ocasiones: en Ziegfeld Foffies, de 1946, y en una breve escena coreografiada para la segunda parte de Thats Entertainment.

Complejo de inferioridad

Después de intentar sin éxito fichar por el equipo de béisbol de su ciudad natal, Gene Kelly optó por el baile, según dijo él mismo para combatir un complejo de inferioridad que achacó a su metro setenta de estatura, que consideraba escasa. Su formación en la danza, según explicó, estuvo inspirada por Ios movimientos y ritmos bruscos del ballet de Martha Graham". La fuerza física de Gene Kelly quedó patente en muchas de sus coreografías, que a menudo convertía en espectáculos de acrobacia propios de atletas como Buster Keaton. Aparte de los títulos que codirigió con Stanley Donen, Gene Kelly también dejó su firma de director en Hello Dolly! (1969), con Barbra Streisand, y The Cheyenne Social Club (1970), con James Stewart y Henry Fonda.

Última aparición

Su última aparición en el cine tuvo lugar en 1980 y resultó muy poco agradecida: se trataba del musical de Olivia Newton-John Xanadu. Pero antes de ello, y a partir de los años 70, Kelly quiso dejar su herencia cinematográfica muy bien empaquetada y coordiné las tres entregas de That's Entertainment, tres brillantes recopilaciones de musicales de la Metro Goldwyn Mayer.Muy celoso de su vida privada, Kelly estuvo casado tres veces: con la actriz Betsy Blair, con quien tuvo una hija, y con Jeanne Coyner en 1960. De éste último matrimonio, tuvo dos hijos. Coyner murió de leucemia en 1973. En 1990, el actor volvió a contraer matrimonio, esta vez con la escritora Patricia Ward, que era 40 años menor que él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de febrero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50