Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un avión norteamericano con 164 pasajeros se estrella en el sureste de Colombia

, Al menos nueve personas lograron sobrevivir y un centenar y medio murieron al estrellarse en la noche del miércoles un Boeing 757 de la compañía norteamericana American Airlines contra un cerro de la cordillera central andina, cerca de la ciudad colombiana de Cali. Entre los pasajeros viajaban cinco españoles, el crítico taurino del diario Abc, Vicente Zabala, y un matrimonio con sus dos hijas. "Estamos presenciando el milagro de la vida en medio del drama y la desolación de la muerte", dijeron socorristas de la Defensa Civil, que a media mañana de ayer avistaron a varias personas atrapadas en los restos del fuselaje del Boeing 757 que la noche anterior chocó contra el cerro San José, en el sureste de Colombia.

La cifra definitiva de fallecidos continuaba anoche sin conocerse. Cinco pasajeros fueron trasladados con vida hasta el Hospital Universitario de Cali, si bien uno de ellos falleció horas después a causa de las múltiples heridas, informaron fuentes de ese centro. Otras fuentes agregaron que otros tres pasajeros pudieron ser rescatados y estaban siendo también trasladados a Cali. Diversas radios locales aseguraban que nueve más escaparon de la muerte y habrían sido colocados provisionalmente en un hospital de campaña levantado cerca del lugar de la catástrofe. Sin embargo, esta última noticia no fue confirmada oficialmente. Las operaciones de rescate fueron suspendidas a media tarde a causa de las malas condiciones climatólogicas existentes en la zona y se reanudarán hoy por la mañana."Inicio el descenso, estoy a 9.000 pies. Feliz Navidad", fueron las últimas palabras del piloto que escucharon los operarios de la torre de control del aeropuerto de Palmaseca, que autorizaron el descenso, anticipado equívoca y trágicamente. El avión realizaba la ruta Miami-Cali.

Los primeros en ser rescatados fueron una niña, dos hombres y una mujer, según el director de la Aeronáutica Civil, Álvaro Cala. Entre los supervivientes identificados figuran los colombianos Mauricio Reyes, de 35 años, y Alfonso Hurtado, de 30 años, quienes fueron trasladados en un helicóptero desde el lugar de la tragedia, primero, a la ciudad de Buga, la más próxima al lugar del siniestro, y luego, hasta Cali. El gobernador del valle del Cauca, Germán Villegas, dijo que tenía datos preliminares de que al menos los supervivientes llegaban a cinco y tentativamente dio los nombres de los hermanos Gonzalo y Michel Dussan, Mercedes Ramírez y la niña Naney Delgado.

Cinco españoles

Una familia española, de Valladolid, compuesta por el abogado Alfonso Soto; su esposa, Cecilia Domínguez de Soto, y sus hijas Marta y Cecilia, y el comentarista taurino Vicente Zabala figuraban entre la lista de pasajeros suministrada por la Aeronáutica Civil. Zabala venía, como lo hizo durante los últimos cuatro años por esta misma época, para encabezar el equipo de transmisión de la Feria de Cali, para la emisora 1.500 Radio. En su mayoría, los pasajeros eran colombianos residentes en Florida (EE UU), que viajaban a reencontrarse con sus familias por Navidad.

El jueves temprano, cuando llegaron los primeros cinco de ocho helicópteros destinados por la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) y la policía para la operación de rescate, en la zona boscosa del cerro ya había campesinos, que probablemente desde la víspera estaban merodeando en busca de pertenencias de las víctimas. El panorama era desolador: "Allí arriba sólo quedaron pedazos de avión destrozados, ropa, mercancía desperdigada, paquetes de regalo", dijo un médico, que descartó la posibilidad de que el Boeing hubiera explotado en pleno vuelo. Esta hipótesis, que empezó a barajarse poco después de que a las 21.35 del miércoles se conociera la noticia, apuntaba, a la posibilidad de que la tragedia hubiera sido producto de algún atentado terrorista como el que en 1989 se atribuyó al cartel de Medellín, cuando un avión de la aerolínea Avianca que cubría la ruta Bogotá-Cali estalló en el aire, sin que ninguno de sus 107 ocupantes se salvara. En los primeros informes oficiales, tanto de las autoridades de policía como de la Aeronáutica Civil, se aseveró reiteradamente que las causas del siniestro fueron ajenas a las condiciones de los equipos de radioayuda en el aeropuerto de Palma Seca, de la ciudad de Cali. "Se trató de un accidente", afirmó el subdirector nacional de la Policía, general Luis Enrique Montenegro.

American Airlines emitió un comunicado en el que afirma que la empresa "no suministrará el listado de pasajeros hasta que los familiares no sean notificados". Respecto a las posibles causas del siniestro, portavoces en Estados Unidos señalaron que desde 1985, cuando la empresa inició operaciones, ningún Boeing 757 se había accidentado antes, mientras que en los 193 aparatos en operación se han movilizado 195 millones de pasajeros.

La familia compuesta por Alfonso Soto Guitián, de 40 años; Cilia Domínguez, madrileña, de padre colombiano y madre española, y sus dos hijas, de ocho y doce años, se dirigían a Colombia a pasar las vacaciones navideñas, según relataron los vecinos del inmueble donde vivía el matrimonio, informa Francisco Forjas. Según el presidente del Colegio de Abogados de Valladolid, Jesús Luis Gómez Escolar, Alfonso Soto era el mejor perito calígrafo de la ciudad y había publicado recientemente un libro sobre Ordenanzas para procuradores y abogados en la época de los Reyes Católicos y estaba preparando un estudio sobre la historia del colegio. Ha estado llevando asuntos relacionados con la absorción de Galerías Preciados por el Corte Inglés y había retrasado el viaje un día por cuestiones de trabajo.

Más información en la página 42

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de diciembre de 1995

Más información

  • El crítico taurino Zabala y un matrimonio de Valladolid con sus dos hijas viajaban a bordo