Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un enfermo de sida se somete en EE UU a un trasplante de médula de mandril

El experimento puede matar al paciente, que ha presionado para que se realice

En un controvertido trasplante interespecies lleno de riesgos pero con la perspectiva de buscar nuevos tratamientos para muchas enfermedades, científicos de EE UU inyectaron, el pasado jueves, médula ósea extraída de un mandril a un paciente de sida. El objetivo es lograr que los millones de células trasplantadas, consideradas resistentes al virus VIH, proliferen y apoyen al sistema inmunológico gravemente deteriorado de Jeff Getty, de 38 años. El trasplante, el tercero de este tipo, ha sido autorizado tras dos años de polémica. Los dos ensayos anteriores fracasaron.

En la tarde de ayer, los médicos que le habían operado aseguraron que Getty había despertado de la anestesia y que se encontraba bien. A Getty, con un procedimiento similar a una transfusión de sangre, se le introdujo en vena del brazo medio litro de un líquido que contenía las células del mandril. Lo que pretenden los investigadores es aumentar la médula del paciente, no sustituirla y, como las células de Getty siguen infectadas con VIH, en el mejor de los casos no se curaría definitivamente, sino que se le crearía un sistema inmunológico paralelo que pueda resistir ulteriores infecciones y luchar contra las llamadas enfermedades oportunistas del sida.El trasplante ha sido realizado por científicos del Hospital General de San Francisco y de la Universidad de Pittsburg. Tardarán hasta seis meses en averiguar si las células de mandril funcionan correctamente en el organismo de Getty. Varios comités asesores de las autoridades sanitarias estadounidenses analizaron las implicaciones éticas y las garantías del experimento antes de dar su autorización, para un sólo caso. Los familiares y amigos de Getty presionaron a favor de que se realizara.

Alto riesgo

Lo más probable es que el experimento mate a Getty, advirtieron expertos en inmunología en una reunión convocada el pasado verano para discutir los riesgos implicados. Los científicos destacaron que los procedimientos del trasplante (quimioterapia, radioterapia y células de mandril) intensificarían la infección del paciente y debilitarían su dañado sistema inmunológico. A pesar de todo, Steven Deeks, uno de los investigadores defensor del experimento, dijo: "Hay una posibilidad de que sea un avance real".Getty, un activista contra el sida, ha protagonizado una campaña durante dos años para ser sometido al trasplante. "Sé que puedo morir con este tratamiento", ha declarado. "Me siento bien haciendo ésto y creo que es importante". Getty adquirió el VIH hace unos 15 años y ha pasado por todas las terapias conocidas, pero en los últimos tiempos su salud se ha deteriorado mucho.

Los dos anteriores trasplantes de médula de mandril se hicieron en la Universidad de Pittsburg. El primero fue un intento desesperado de salvar a un enfermo de sida de 56 años y el paciente murió. El segundo recibió médula ósea de mandril como parte de un tratamiento de trasplante de hígado del mismo animal y también fracasó.

Pero el experimento con Getty es diferente dado que la médula ósea se ha procesado y sólo contiene dos tipos de células: unas precursoras que originan 11 tipos de células sanguíneas y unas específicas, que permiten a las precursoras proliferar en otra especie sin provocar rechazo.

New York Times

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de diciembre de 1995