Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba endurece las medidas contra la prostitución inducida por la liberalización

Las autoridades cubanas están cada vez más preocupadas por el aumento de la prostitución en la isla. Ya nadie oculta que cada vez son más las jóvenes que de forma ocasional o profesionalmente se dedican a ejercer la prostitución en La Habana y Varadero, y que junto a ellas ha surgido una red de proxenetas, moteles clandestinos y pequeños traficantes de drogas que viven de las jineteras (prostitutas). Para combatir esta situación, la Fiscalía General de la República ha incrementado las medidas de represión contra estas actividades y ahora prepara una reforma del Código Penal que endurecerá las penas contra estos fenómenos delictivos asociados a la prostitución, así como contra la corrupción.

Dentro de esta estrategia de lucha centra la prostitución, el ministro de Turismo, Osinani Cienfuegos, se reunió la semana pasada con los directores de las principales cadenas hoteleras y hoteles de La Habana y ordenó lanzar una ofensiva contra las jineteras en todos los centros turísticos. Como resultado, a partir del primero de diciembre, ninguna mujer cubana que sea o parezca jinetera a los. ojos de los porteros puede entrar en los hoteles habaneros, ni siquiera acompañadas de un extranjero.En esta línea, el fiscal general, Juan Escalona, anunció recientemente que entre las medidas que se estudian está aumentar las penas contra los proxenetas (10 o 12 años de cárcel), y también crear una serie de "mecanismos de decomiso y confiscación de lugares que se arriendan para el ejercicio de la prostitución". En la actualidad, cientos de personas en La Habana alquilan cuartos o casas a extranjeros y jineteras por cifras que oscilan entre 10 y 30 dólares diarios (entre 1.200 y 3.600 pesetas). Sin embargo, este tipo de actividades no estaban explícitamente contempladas en el Código Penal y, por ello, la lucha contra ellas se ha ejercido hasta la fecha de forma discrecional y sólo en determinados momentos.

Fuentes oficiales señalaron que ningún artículo del Código Penal cubano contempla la prostitución como delito, pero sí permite aplicar medidas de seguridad de hasta cuatro años de internamiento en una cárcel por "peligrosidad".

Por ello, hasta ahora, cuando la prostitución se ha desbordado en La Habana y las autoridades la han querido frenar, la política ha consistido en limitar el acceso a las discotecas y hoteles, y efectuar redadas contra las jineteras en las zonas turísticas.

La ofensiva se ha iniciado con el presidente cubano, Fidel Castro, ausente del país. Castro se encuentra de visita oficial en China, y ayer se trasladó a Shanghai, tras su estancia en Pekín, en la tercera etapa, de su viaje de diez días, el primero que realizada en 35 años de relaciones entre los dos países comunistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de diciembre de 1995

Más información

  • Fuertes penas de cárcel para los proxenetas