Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FISIOLOGÍA

Un estudio vincula la fatiga crónica con la hipotensión

Un pequeño estudio publicado el pasado miércoles en la revista Journal of the American Medical Association aporta poderosos argumentos que vinculan el síndrome de fatiga crónica a una anomalía frecuente en la regulación de la tensión sanguínea por el organismo. Muchos pacientes que padecen el síndrome responden a un tratamiento que incluye un aumento en la ingestión de sal y fluidos, además de fármacos habituales para regular la tensión sanguínea."El hallazgo de un vínculo entre las dos afecciones es muy sólido", dijo Hugh Calkins, líder del grupo autor de la investigación, del hospital Johns Ropkins, de Baltimore (EE UU). Pero advirtió que los resultados en relación con el tratamiento son preliminares, y deben ser verificados en un estudio más amplio con criterios científicamente más estrictos antes de que el tratamiento se pueda aplicar de forma generalizada al millón de estadounidenses que se calcula sufren fatiga crónica.

Si se confirman los resultados, se podría identificar un grupo de personas susceptibles al síndrome de fatiga crónica a causa de una anomalía en la regulación de la tensión sanguínea. La anomalía se conoce bajo diferentes nombres, como hipotensión neurológicamente mediada, síncope vasovagal (desmayo), síncope vasodepresor o síncope neurocardiogénico. Incluso si se verifican los resultados, se necesitarán más estudios para determinar qué porcentaje de los que padecen el síndrome entra en esta categoría.

Ritmo cardiaco

La hipotensión se suele producir cuando, la parte autónoma del sistema nervioso central, que controla el ritmo cardiaco y la respuesta de la tensión sanguínea, interpreta mal las necesidades del cuerpo durante periodos de postura vertical y envía un mensaje al corazón para que disminuya su ritmo y reduzca la tensión sanguínea. Según los investigadores, esa respuesta es exactamente lo contrario de lo que el organismo necesita en esos momentos.Este tipo particular de hipotensión no se puede apreciar con las pruebas habituales. Para detectarla se inclina al paciente formando un ángulo de 70 grados con el suelo para simular una permanencia de pie prolongada, que suele provocar la respuesta de baja tensión sanguínea.. Este problema explicaría el mecanismo fisiológico de determinados síntomas del síndrome de fatiga crónica, como el agotamiento, la intolerancia al ejercicio, la confusión mental, la dificultad para concentrarse y los mareos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de octubre de 1995