Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inflexibilidad de Marruecos impide avances en la negociación pesquera con la UE

La negociación pesquera entre la Unión Europea (UE) y Marruecos no avanza. Fuentes próximas a la negociación responsabilizaban ayer de ello a "la inflexibilidad mostrada por la delegación marroquí. Rabat está dispuesta incluso a interrumpir la ronda iniciada el pasado viernes a la vista de que no se logran avances en el recorte de las capturas. Según fuentes diplomáticas, cada vez que la delegación marroquí flexibiliza su postura en alguna de las áreas de la negociación, compensa esa apertura endureciendo sus condiciones en otros asuntos.

En la tarde de ayer las dos partes mantuvieron una sesión plenaria, iniciada con una hora de retraso, para discutir el reforzamiente de los controles. Bruselas intenta cerrar este capítulo con una propuesta coherente, para que Marruecos renuncie a su demanda de obligar a los barcos comunitarios a desembarcar las capturas en sus puertos.En el área de los recortes de capturas y condiciones de pesca las negociaciones están de momento paralizadas. Todavía no se vislumbra un posible acercamiento de las posturas defendidas por cada parte. Fuentes próximas a la negociación temen que la delegación marroquí, encabezada por el director de Pesca Marítima, Mohamed Rami, suspenda el encuentro y regrese a Rabat. Para Marruecos, la UE sigue manteniendo una postura "inflexible", al avanzar en temas relativamente secundarios -formación profesional o coperación científica- sin entrar en la negociación de los temas más conflictivos.

Bruselas tenía previsto ayer cerrar una propuesta precisa y detallada para ofrecer a Marruecos, pero ante la rigidez mostrada por los negociadores de Rabat esperará varios días antes de concretarla. Las ofertas informales presentadas hasta ahora -recortes progresivos en tres años del 21% en cefalópodos, del 10% en arrastre o del 5% en palangre- son consideradas como insuficientes por Rabat.

Según fuentes diplomáticas, cada vez que la delegación marroquí flexibiliza su postura en, alguna de las áreas de la negociación, compensa esta apertura endureciendo sus condiciones en otros temas. Así, Rabat estaría dispuesta a aceptar, en estos momentos, un recorte medio de las capturas situado en torno al 50%, pero a cambio pide un incremento del canon de pesca del 50%.

Estas fuentes recuerdan que tras la reunión mantenida en Ginebra a finales del pasado julio entre la comisaria responsable de la Pesca, Emma Bonino, y su homólogo marroquí, Mustafá Sahel, existía un compromiso político para reducir las capturas en torno al 30%. "No parecen enterarse de este compromiso político", añaden. La llegada mañana o el jueves de Bonino a Bruselas podría dar el necesario impulso a la ronda.

Fuentes diplomáticas recuerdan, no obstante, que para cerrar el anterior acuerdo, que concluyó el pasado 30 de mayo fueron necesarias 11 rondas. A pesar de la lentitud con la que las partes están negociando, Bruselas mantiene la fecha del 1 de septiembre para que la flota comunitaria vuelva a faenar; en el caladero marroquí.

El temor de la UE es que exista una división en la propia administración marroquí acerca de la prioridad de este acuerdo. Mustafa Sahel, al que se considera más moderado, estaría interesado en lograr el acuerdo, mientras que el primer ministro, Abdelatif Filali, sería partidario de mantenerlo como rehén a la espera de avanzar (o incluso cerrar) el acuerdo de asociación. Hasta el mes de septiembre no se espera una ronda negociadora para este último convenio cuyas compensaciones económicas, unos 100.000 millones de pesetas, son mucho mayores para la economía del reino jerifiano. Oficialmente, las dos partes desligan un acuerdo del otro.

A lo largo de la jornada de ayer se lograron leves avances, aún por cerrar, en el tema del control. Se trata de instalar inspectores comunitarios en el puerto de Las Palmas y de, eventualmente, recurrir a los satélites para vigilar la actividad pesquera en el caladero. Representantes de los armadores mostraron su acuerdo con este refuerzo siempre y cuando también se aplique a los pescadores marroquíes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de agosto de 1995

Más información

  • Los representantes de Rabat, dispuestos a interrumpir las conversaciones